scorecardresearch

BBVA emite en Castilla y León 60.000 tarjetas Aqua

SPC
-

La entidad contabiliza en la Comunidad 45.005 tarjetas de crédito de esta familia, 11.994 de débito y 3.387 de prepago

BBVA emite en Castilla y León 60.000 tarjetas Aqua

BBVA emitió en Castilla y León 60.000 tarjetas Aqua, la mas contratada en España desde su lanzamiento en octubre de 2020 por su seguridad y tecnología. En el conjunto del país se han activado 1,2 millones de unidades, de forma que al cierre de agosto, siete de cada diez nuevas tarjetas (68,2 por ciento) contratadas por los clientes del banco son de este tipo. Esto supone alcanzar en solo nueve meses el objetivo que la entidad se había fijado, puesto que pretendía alcanzar el millón en dos años.

De las 1.258.985 tarjetas Aqua emitidas hasta agosto, 630.382 son de crédito, 564.873 de débito y 63.730 de prepago. En concreto, en la Comunidad, se contrataron un total de 60.386 tarjetas, de las cuales 45.005 han sido de crédito, 11.994 de débito y 3.387 de prepago. Valladolid es la provincia en la que más se ha demandado esta familia de tarjetas, donde se han emitido un total 14.202, seguida de León con 13.678; Burgos con 8.068; Salamanca con 7.973; Palencia con 4.618; Zamora con 3.840; Segovia con 3.451; Ávila con 2.539 y Soria con 2.017.

De las nuevas altas, las Aqua son también las más demandadas por los clientes. En concreto, a cierre de agosto, suponen el 68,2 por ciento del total de las nuevas tarjetas contratadas por los clientes del banco. Las características de estas tarjetas, que no disponen de número (PAN) ni fecha de caducidad impresa y cuyo código de verificación (CVV) es dinámico, han incrementado su demanda. Gracias a ellas, la seguridad se refuerza durante el proceso de pago de los clientes y se previene el posible uso fraudulento de los datos.

Cada vez que el cliente quiere hacer una compra deberá acceder a la ‘app’ (Android e iPhone) y consultar el número de la tarjeta, el CVV y la fecha de caducidad ya que estos datos no vienen impresos en la tarjeta. En el caso del CVV, se generará un código de tres cifras aleatorio con un periodo de caducidad de entre cinco y diez minutos. Todo gracias a una funcionalidad basada en tecnología de ‘cloud’ y en algoritmos criptográficos avanzados que refuerzan la seguridad.

BBVA indicó que las funcionalidades de Aqua aportan mayor garantía y seguridad en el uso de los datos de manera fraudulenta en caso de pérdida o robo para efectuar pagos ‘online’. La mayor seguridad de la tarjeta, tanto en su versión física como virtual, permite al cliente tener el control absoluto sobre ella. Asimismo, es compatible con todos los sistemas de pago móvil que ofrece BBVA, además del propio sistema de pago móvil del banco, Apple Pay (iOS), Samsung Pay o Google Pay (Android). Además, contribuye con el medioambiente, ya que están producidas con plástico reciclado.

Por otra parte, BBVA está llevando a los diferentes países las funcionalidades más características de seguridad de la familia de tarjetas Aqua. México, Perú y Colombia ya cuentan con las primeras funcionalidades de este método de pago. En concreto en México, la tarjeta sin numeración ya está a disposición de los nuevos clientes e irá sustituyendo las otras tarjetas de débito y de crédito de manera paulatina en el momento de la renovación.

En el país andino se ha establecido el CVV dinámico y a finales de año llegarán las tarjetas limpias de datos a excepción del nombre y apellidos, mientras que en Colombia, se mantiene -de momento- el PAN y la fecha de caducidad, pero se ha sustituido el CVV impreso en la tarjeta por el CVV dinámico que el cliente debe consultar en la ‘app’. En próximos desarrollos, se emitirá una tarjeta totalmente nueva como la que existe en España.

Finalmente, la entidad destacó que la rapidez en cuanto a la implantación de estas funcionalidades en los países donde BBVA tiene presencia fue posible gracias a la reutilización y evolución de ‘software’, componentes y desarrollos, una estrategia que permite al banco ir de lo global a lo local, y viceversa, con más eficacia, aprovechando aprendizajes de manera global.