Despiden a los 20 primeros obreros que perderán su trabajo en Gamonal

Á.M / Burgos
-

Constituían el refuerzo contratado por las empresas adjudicatarias. El resto, a la espera

Vista de la ‘zona cero’ con el vallado ya instalado. La curva es, evidentemente, un efecto de cámara. - Foto: Ángel Ayala

Fueron los últimos en llegar y han sido los primeros en irse. Un grupo de 20 trabajadores que habían sido contratados como refuerzo por las empresas adjudicatarias de las obra del bulevar (Copsa y Aroasa) ha visto rescindido su contrato casi antes de empezar a trabajar, según diversas fuentes consultadas por este periódico.
La decisión les fue comunicada cuando las constructoras detectaron que el aborto de la intervención en la calle Vitoria era irreversible y ahora se trabaja con el personal con el que ya contaban ambas firmas. «Ahora no hay trabajo a la vista, así que en cuanto se termine de hacer lo que hay que hacer en la calle Vitoria se tendrán que tomar decisiones respecto al resto. Algunos irán a ERE. Otros, por desgracia, ni eso», continúan las mismas fuentes.
Al parecer, son «decenas» los empleados que «están en casa esperando acontecimientos», pero el horizonte no parece pintar un panorama más halagüeño que el de sus compañeros. Muerto el bulevar, la única obra pública que queda en Burgos es la remodelación de la avenida Cantabria, que se adjudicó a Construcciones Ortega.
El impacto de la ‘no obra’ podría llegar también a la planta de Forjados Rubiera, que era la firma que iba a suministrar los prefabricados de hormigón para el párking «y que lleva meses en una situación muy difícil», además de a otras «subcontratas y suministradores». En total, Copsa y Aroasa aseguran que se iban a mantener «cerca de 300 empleos con esta obra, aunque evidentemente no todos iban a estar trabajando los 16 meses».

Indemnización

Por otro lado, las adjudicatarias aseguran que la decisión de exigir, o no, la indemnización a la que tienen derecho por la rescisión de un contrato que tenían firmado «no está tomada». «Las empresas tienen derecho a exigirlo y es algo que se está valorando, pero todavía no se ha decidido porque lo primero es terminar de hacer lo que queda por hacer», aseguran. También está descartado el rescate de otras unidades de obra (los técnicos municipales hablaron de Doña Constanza), excepto la rotonda.