La ola de calor elevó un 6% el consumo eléctrico en Burgos

J.D.M.
-
Numerosos burgaleses, principalmente jóvenes, acudieron a las piscinas para darse un chapuzón. - Foto: Jesús J. Matías

Se rozaron los 39 grados y las ventas de ventiladores aumentaron más de un 40% hasta casi agotarse

Aunque las temperaturas estos días han concedido una tregua a los burgaleses e incluso en el día de ayer hubo varias tormentas que anegaron numerosas calles de la zona este de la ciudad, el jueves pasado, día del pregón que daba comienzo a los Sampedros 2019, los termómetros marcaban 38,8 grados, cifra récord un mes de junio desde que se tienen registros. La ola de calor que la semana anterior azotó Burgos y la práctica totalidad de la península ibérica, además de algunos efectos negativos en la salud tuvo otras consecuencias, como el notable aumento del consumo energético.

Según los datos facilitados por la comercializadora Iberdrola, el consumo eléctrico del 27 de junio (8.030 megavatios hora) fue un 6,5% superior al que se registró el día 20 (7.540 MWh). Las cifras alcanzadas el pasado jueves, además, están cerca de las registradas el 22 de junio de hace dos años, cuando se llegó a los 8.100 MWh durante otra ola de calor que azotó la capital en 2017. En comparación con el 21 de junio de 2018, cuando el consumo fue de 7.963 KWh, la distribución de electricidad el día que comenzaron los Sampedros fue un 0,8% superior.

Este aumento de la demanda de energía se produce, en parte, por el creciente uso de aparatos de aire acondicionado o ventiladores, cuya compra se ha multiplicado en las últimas fechas. Así lo reconocían ayer fuentes de Electrónica Vicente, que calculaban un incremento «superior al 40%» en las ventas de este tipo de dispositivos hasta prácticamente agotar las existencias en tienda, sin tener en cuenta el comercio online, donde la demanda es aún mayor.

 

ALZA DE LAS TEMPERATURAS

La Agencia Estatal de Meteorología anunciaba la llegada de una nueva ola de calor a la península estos días, aunque acompañada en la provincia de chubascos y tormentas con granizo, como la que ayer a primera hora de la tarde causó problemas en numerosas calles y avenidas de la zona este de la ciudad e incluso en el recinto de la Aduana.