El túnel del futuro de Elon Musk

SPC
-
El túnel del futuro de Elon Musk - Foto: ROBYN BECK / POOL

El fundador de Tesla muestra al mundo un prototipo como la solución a la congestión en las grandes ciudades

El fundador y consejero delegado de Tesla, Elon Musk, ha puesto en marcha en Los Ángeles un prototipo de túnel para transportar a pasajeros en cabinas o impulsarlos en sus propios vehículos, que ideó como solución a la congestión en las grandes ciudades.
Este túnel de prueba, que tiene una extensión de casi dos kilómetros, fue excavado en el subsuelo de la sede de la empresa de transporte aeroespacial SpaceX.
Musk llevó a cabo el recorrido en uno de los vehículos eléctricos que idealmente podrán alcanzar los 240 kilómetros por hora, más rápido que un tren subterráneo.
El coste de la perforación ha sido de unos 10 millones de dólares, asumido por su empresa Boring Company, que utiliza una combinación de maquinaria tradicional y de tecnología punta para ahorrar tiempo y dinero.
La visión de Musk es desarrollar un sistema de túneles «que puede ser expandido y mejorado ilimitadamente. Es como un sistema de autopistas en tres dimensiones bajo la superficie».
En su interior viajarán cabinas de alta velocidad con 16 pasajeros o vehículos particulares haciendo uso de un sistema hidráulico que los descenderá desde la superficie hasta una base, que con tracción eléctrica recorrerá los túneles.
Viajar del centro de Los Ángeles a su aeropuerto llevará ocho minutos, en un recorrido que, con la congestión habitual, ahora requiere entre 40 y 80 minutos.
A Musk, de hecho, se le ocurrió la idea frustrado por el tráfico en la metrópoli californiana. «Es algo que me está volviendo loco», comentó hace ya dos años al anunciar en Twitter su intención de construir una máquina perforadora y empezar a cavar.
Más allá del prototipo, la propuesta de proyecto inicial para Los Ángeles no será a su aeropuerto, sino una línea llamada Dugout Loop que transporte a los usuarios al estadio de los Dodgers desde diferentes barrios de la ciudad.
La capacidad inicial del sistema sería para transportar a unas 1.400 personas por evento, lo que equivale a un 2,5% de la capacidad del estadio, para 56.000 espectadores, aunque el empresario dijo que esos números se podrían doblar.
La Boring Company de Musk no solo trabaja con la propuesta de Los Ángeles, sino que tiene otra para conectar el aeropuerto O’Hare de Chicago con el centro u otro entre Washington y Baltimore.
El sueño futurista de Elon Musk, que genera aún muchas dudas, ha mostrado ya su primer ápice de realidad, aunque hace años ya prometió una auténtica revolución del sistema de transporte en las grandes ciudades del mundo.