Este coche es una joya

B.G.R.
-

Vehículos antiguos, más clásicos o deportivos, se dieron cita en la sexta exhibición del barrio de Cortes

Un Cadilac descapotable despertó la atención del público que se acercó a la concentración que se organiza dentro de las fiestas. - Foto: Alberto Rodrigo

Más que cuidado, es mimo lo que dan a sus joyas. Los aficionados al coleccionismo de automóviles no valoran si su afición es cara o barata, porque cuando se habla de pasiones el precio pasa a un segundo plano, aunque también reconozcan que hay que rascarse el bolsillo. A unos les entusiasman los históricos y a otros los más tradicionales o los de competición porque les recuerdan a su infancia. Todos ellos se dieron cita ayer en el barrio de Cortes en la sexta edición de la Concentración de Coches Clásicos y Motos que se organiza con motivo de sus fiestas  y que reunió a 100 vehículos.

No podían faltar entre los más populares y conocidos los míticos  ‘seiscientos’ y un ‘ochocientos’, que se diferencia del primero en que tiene cuatro puertas. Les acompañaban Seat 124, una furgoneta Renault 4 y un Citroën 2CV. Entre las piezas estrella figuraba un Ferrari Testarossa de 1985 y perteneciente a la primera serie que se fabricó, lo cual elevaba su cotización, así como un Renault Alpine del 90 del que solo se fabricaron 800 unidades en todo el mundo, entre otros.

«El coleccionismo de coches es una pasión y más que cuidado lo que necesitan es mimo porque no puedes dar acelerones», explicó Roberto Martín, integrante de la organización. Alejandro Mazuelos, por su parte, se decanta por los deportivos de los 80 y 90 porque «me recuerdan a la época de mi adolescencia y siempre quise tener alguno», aseguró. Francisco Melgosa, sin embargo, prefiere los clásicos y ayer llegó al barrio de Cortes con un Jaguar de 1948 con el que hace al año hasta 10.000 kilómetros. Las preferencias son lo de menos en una afición compartida en la que cada uno observaba con curiosidad el coche del vecino.

Entre las piezas se encontraba un Jaguar de 1948.Entre las piezas se encontraba un Jaguar de 1948. - Foto: Alberto Rodrigo