scorecardresearch

Villarcayo ofrece rescatar a las guarderías con 48.000 euros

A.C.
-

Uno de los dos centros privados cerró en octubre y el que quedaba lo hizo ayer, aunque podrían reabrir en caso de acuerdo con el equipo de gobierno, que anuncia la apertura de una guardería municipal en 2022

Una usuaria de la única guardería abierta ahora en Villarcayo recogiendo ayer a su hija. - Foto: A.C.

La guardería privada Mis amiguitos, de Villarcayo cerró sus puertas en octubre debido a la caída de la matrícula provocada por la pandemia. Entonces solo contaba con 5 madrugadores y 2 niños el resto de la jornada frente a los 4 madrugadores y 13 niños con que cerró en marzo tras imponerse el confinamiento. Liliput, con 12 niños matriculados ahora, ya no abrió el miércoles, día 1, y y, permanecerá cerrada hasta alcanzar un acuerdo con el Ayuntamiento debido al déficit económico que arrastra. El Consistorio está dispuesto a rescatar ambos negocios con una aportación directa de 24.000 euros anuales o 2.000 mensuales para cada uno, a través de un convenio de colaboración, que si aceptan podría resolver la complicada situación que se avecina este curso para muchas familias del municipio, en caso de que permanezcan cerradas. En ambos casos, la exigencia mínima del Ayuntamiento para recibir esta compensación sería la de mantener una matrícula de 12 niños.

No obstante, el equipo de gobierno tiene claro que "llegados a este punto, hay que poner en marcha una guardería municipal en 2022". El alcalde, Adrián Serna, señaló a DB que "no nos habíamos planteado una guardería municipal para no hacer la competencia a las dos privadas". Pero ante la actual situación, "no podemos estar año tras año con la inseguridad de si habrá o no guardería o firmando convenios".

El miércoles, Serna mantuvo una reunión con Pilar Robles, gerente de la guardería Liliput, a la que también asistió el teniente alcalde, Jesús Argüelles. La primera propuesta del equipo de gobierno a Robles fue una aportación anual de 1.000 euros mensuales -12.000 al año-, si lograba una matrícula de 12 niños, a los que estarían dispuestos a sumar 100 euros mensuales más por cada nueva matrícula por encima de 12. Con esta oferta el equipo de gobierno buscaba estimular la labor comercial de esta guardería, dado que el municipio cuenta con un censo de 73 niños de 0 a 3 años. Pero Robles respondió por la tarde con la exigencia de una ayuda de 30.000 euros anuales que no estuvieran supeditados a ninguna matrícula.

Ante esta contraoferta, el equipo de gobierno elevó su ofrecimiento hasta 24.000 euros anuales pero mantuvo la cláusula de exigir 12 matriculados. Asimismo, y ante la visita inesperada de la gerente de Los Amiguitos, que acudió al Consistorio a última hora de la mañana para manifestar su intención de reabrir, si logra apoyo económico municipal, el alcalde avanzó que la oferta de 24.000 euros se amplía a ambos negocios. Así pues, el desembolso municipal podría llegar este curso a los 48.000 euros con el fin de mantener el servicio.

decisiones al límite. El equipo de gobierno justificó el hecho de que no se ha tomado antes una decisión, porque cuando Robles ha solicitado apoyo, "nunca nos ha puesto sobre la mesa una propuesta concreta", pero añadió que "la voluntad del Ayuntamiento ha sido siempre mantener el servicio". El hecho de que haya pasado dos meses sin un secretario, que se incorporó el miércoles, también ha demorado la toma de decisiones, justificó. La "prioridad", como señalaron el alcalde y el teniente alcalde, es contar con guardería este curso. Pero al mismo tiempo ambos insistieron en que se trabajará para habilitar la municipal.