El proyecto de la nueva sede del Ecyl en Miranda se retrasa

Ó.C.
-

La idea era terminar la documentación en 2019 para iniciar la adjudicación y avanzar este año con las obras

El proyecto de la nueva sede del Ecyl en Miranda se retrasa

La nueva sede del Ecyl en la ciudad fue una de las prioridades fijadas por parte del Servicio Público de Empleo de Castilla y León para Miranda, con la mente puesta en este 2020. La idea que se marcó en el último trimestre de 2019 era cerrar el ejercicio con el proyecto terminado para que se pudiera empezar con la licitación cuanto antes y los trabajos sobre el terreno se vieran este mismo año.

Esta era la previsión, aunque el retraso de más de seis meses que se acumula respecto al plan inicial hace difícil que el nuevo edificio se empiece a construir este año, puesto que además y como indica en la gerencia provincial del Ecyl, para dar por cerrado el proyecto todavía se tiene que cumplir un último paso que se espera completar en estas semanas.

Ese requisito al que se refiere el gerente provincial, Fernando Millán, es que el proyecto que se ha redactado por los arquitectos sigue pendiente "de la Oficina de Supervisión de Proyectos y del visado del mismo por el Colegio de Arquitectos". El visto bueno no se tiene ya porque la tramitación se paró al suspenderse los plazos administrativos por los efectos de la pandemia, pero la confirmación se espera recibir estas semanas de junio para, esta vez sí, arrancar con la adjudicación de las obras.

Al margen del retraso que se ha producido por el coronavirus y el estado de alarma, la construcción de la nueva sede ha contado con otras piedras en el camino que también se han tenido que salvar. Primero hubo que completar el procedimiento para que se realizara la cesión gratuita de los terrenos que eran propiedad del Ayuntamiento al Ecyl y posteriormente, el servicio de empleo también acumuló una nueva demora por unos cambios en los servicios centrales de la entidad.

En cualquier caso, cuando se reciba el respaldo definitivo al proyecto se entrará dentro del expediente de contratación, aunque en este aspecto y dadas las "circunstancias extraordinarias", Millán tampoco avanza plazos para saber cuándo se renovará la sede del Ecyl en la ciudad. Tampoco se conoce por el momento qué partida económica se necesita para levantar el nuevo edificio, puesto que esto es algo que  no se ha hecho público ya que depende de los términos en los que se cierre el proyecto.

Fue en octubre de 2019, Millán indicó que esperaba concluir este documento en "mes y medio" y en ese momento ya se avanzó que la fase en la que ahora se va a entrar, es decir en la adjudicación, era un proceso "más lento" en el que pueden surgir nuevos inconvenientes por lo que habrá que ver si finalmente en este 2020 se inician los trabajos, con el condicionante añadido de los posible perjuicios que se puedan ocasionar por los efectos de la covid-19.

La parcela en la que se va a ubicar se encuentra en una de las zonas de expansión de la ciudad, en la ampliación de la Ronda del Ferrocarril junto a las instalaciones del Centro Cívico, por lo que el Ecyl dejará su espacio que hasta ahora se encuentra en el centro de la ciudad.

La justificación para la construcción fue que la actual sede en los bajos de Torre de Miranda es "una instalación que se ha quedado pequeña y obsoleta", por lo que era necesario mudarse para construirla de cero, por lo que se descartaron las obras de ampliación. Con la libertad que da elaborar el proyecto, Millán explicaba que en la parcela de 1.043 metros cuadrados se podría dar más espacio a las ocho personas que actualmente trabajan en Miranda bajo la responsabilidad del Ecyl, a las que hay que sumar otras seis del Servicio Público de Empleo Estatal, puesto que ambos organismos comparten sede.

Además de esta modernización de los espacios de trabajo, con el nuevo emplazamiento también se quería ganar aulas para realizar actividades colectivas con desempleados, puesto que las actuales dependencias no permiten que se desarrollen cursos o talleres. Al margen de lo que se iba a mejorar en el Ecyl, el Ayuntamiento también veía con buenos ojos el traslado y la cesión ya que una vez se completara el cambio, se podría disponer de un local en el centro para dar cobijo a alguna de las asociaciones de la ciudad que demande un cambio o simplemente no tengan sede.