Un diagnóstico tardío del sida puede llevar a la muerte

I.L.H.
-

Ese es uno de los problemas a los que se enfrenta una epidemia que, diagnosticada a tiempo, es una infección crónica sin mortalidad. En 2018 se detectaron 23 nuevos casos de sida en Burgos, y un repunte en todas las enfermedades de transmisión sexual

Un diagnóstico tardío del sida puede llevar a la muerte

Todas las enfermedades de transmisión sexual, incluido el sida, han aumentado en los últimos años por lo que desde el Comité Ciudadano Antisida inciden en la necesidad del uso del preservativo y en avanzar en un concepto de la salud sexual como responsabilidad de cada uno. Del mismo modo, y de cara al 1 de diciembre, fecha en la que se celebra el Día Mundial del Sida, insisten en la necesidad de realizarse la prueba (que es gratuita) si se ha tenido una relación de riesgo, que es toda aquella que no es una relación protegida. En 2018 se detectaron en Burgos 23 casos nuevos.

El diagnóstico es primordial para recibir un tratamiento adecuado y convertir la epidemia en una infección crónica que tiene una mortalidad cero. Incluso se ha conseguido que con el medicamento de retrovirales las personas portadoras consigan hacer que el virus sea indetectable al desaparecer de la sangre. “Si no hay virus circulando en sangre -ha explicado Juan Francisco Lorenzo- no lo hay tampoco en otros fluidos como semen, sudor, orina, lágrimas o flujo vaginal. Desde hace dos años consideramos que si se tiene carga indetectable no se transmite el virus por una relación sexual”, una buena noticia para frenar la epidemia.

Sin embargo, uno de los problemas más importantes es el retraso en el diagnóstico porque puede llevar a la muerte cuando, de tratarse a tiempo, es una infección crónica. Y no solo eso, un diagnóstico tardío es también un problema de salud pública porque quien desconoce tener el virus puede estar transmitiéndolo.

El propósito de la campaña ‘Mucho por hacer para poner fin a la epidemia del sida” es erradicarla en 2030 y, antes, conseguir alcanzar los tres 90: 90% de portadores diagnosticados, 90% de personas con tratamiento correcto y 90% de personas con carga viral indetectable.

Por otro lado, Burgos puede convertirse en una de las primeras provincias que recete la pastilla preventiva del sida, un fármaco con retrovirales profiláctico que tomado antes de una relación sexual puede impedir su transmisión. Según han adelantado los miembros del Comité Ciudadano Antisida, se “está elaborando el protocolo que permitirá detectar los casos susceptibles de recibir este tratamiento”. El procedimiento se realizaría desde la Unidad de Enfermedades Infecciosas en colaboración con el Comité para que se pueda implantar en personas con prácticas de riesgo. “Es una medicina que no es cara y se debe implementar desde un contexto terapéutico porque, evidentemente, no es un tratamiento para generalizar. Pero es evidente que hay que hacerlo como un método también de salud pública”, ha añadido el doctor Lorenzo.