Orbaneja hace un plan para evitar el colapso en Semana Santa

F. TRESPADERNE
-

La junta vecinal está en contacto con la Subdelegación del Gobierno y la Junta para que efectivos de la Guardia Civil se encarguen de regular el tráfico e informar a los conductores, y miembros de Protección Civil de controlar los aparcamientos

Orbaneja hace un plan para evitar el colapso en Semana Santa - Foto: Jesús J. MatÁ­as

La visita a la famosa cascada de Orbaneja del Castillo se ha convertido desde hace años en una de las actividades más atractivas de la Semana Santa y también en un auténtico quebradero de cabeza para la junta administrativa de la localidad y vecinos que contemplan como la carretera de acceso y el pueblo se colapsan sin que, hasta ahora, nadie tomara medidas efectivas para hacer más fluido el tránsito de vehículos y personas durante esos días.
Tras el caos de los últimos años, a pesar de los esfuerzos realizados por la junta vecinal, en algunos casos con el apoyo del Ayuntamiento del Valle de Sedano, «las administraciones han tomado conciencia del problema y ya estamos trabajando para que este año no ocurra lo mismo», manifiesta Javier Perujo, alcalde de Orbaneja del Castillo, quien agradece esa buena disposición de la Subdelegación del Gobierno y de la Junta de Castilla y León para ‘controlar y regular’ el turismo durante el Jueves yViernes Santo, dos fechas señalas en rojo en el calendario de esta localidad.
Aunque todavía no se ha definido el dispositivo que se establecerá para esa fecha, según apunta el alcalde, la intención es contar con  el apoyo de la Guardia Civil y de Protección Civil. Los agentes de la Benemérita serán los encargados de informar a los turistas de la situación del tráfico por la carretera, «y llegado el momento avisar a los conductores que no podrán parar en Orbaneja», indica Perujo.
Por lo que respecta al papel de los miembros de Protección Civil, en principio, se encargarán de que  regular el aparcamiento en las zonas habilitadas para ello y que todas las plazas se ocupen al máximo. En la actualidad, tras varias inversiones realizadas por la junta vecinal en los últimos años, la localidad dispone de un total de 180 plazas de aparcamiento, que esos días son insuficientes. «El año pasado, el día Viernes Santo, a las once de la mañana ya estaba todos las  plazas ocupadas», afirma Perujo, quien considera que no se pueden habilitar más zonas de aparcamiento en la localidad y que lo importante es «dejar despejada» la carretera para evitar que se colapse con vehículos aparcados en ambos sentidos. «Se trata de que no haya coches en las dos direcciones, que la carretera esté despejada y el tráfico sea fluido en ambos sentidos, lo prioritario es quitar el atasco que se produce», señala el alcalde, quien destaca la agilidad con la que la Junta está realizando las obras de reparación del desprendimiento que afecta a la carretera. «La rapidez con la que se está realizando esta actuación, presupuestada en 200.000 euros, es una muestra más de que algo está cambiando y que las administraciones están tomando conciencia del problema que supone para una pequeña localidad como Orbaneja del Castillo recibir una avalancha de turistas en dos días», señala Perujo.
La experiencia, y los problemas de los últimos año, apunta el alcalde han servido, además de parar mejorar las infraestructuras turísticas de la villa, como aparcamientos y oficina de turismo, para que las administraciones se tomen en serio la situación de la localidad durante esos días en los que se registra una gran afluencia de público, «y ofrezcan propuestas para intentar controlar la situación».
Por lo que respecta a la participación del Ayuntamiento del Valle de Sedano en la solución del problema, Orbaneja pertenece a este municipio, Perujo manifiesta que no todavía no sabe si habilitará un microbús, como el año pasado, para facilitar el desplazamiento desde Quintanilla Escalada. «El año pasado el autobús formaba parte de las retenciones que se registraban, pero si logramos evitar los atascos puede ser una alternativa para los turistas», apunta Perujo, quien espera que este año no se colapse la carretera y todos los turistas puedan disfrutar de la visita a la famosa cascada y al pueblo.
como en verano. La escasez de precipitaciones durante el invierno está teniendo un repercusión más que evidente en la famosa cascada de Orbaneja y el alcalde de la localidad, Javier Perujo, no duda en manifestar que estos días «se encuentra con un nivel de agua similar al que tiene en junio o julio».
El regidor recuerda que no ha llovido desde mediados del pasado mes de febrero y apunta que «la sequía es un problema muy grave», aunque manifiesta que el bajo nivel del agua permitirá, en esta Semana Santa, abrir la cueva, un recurso turístico que muy pocos años puede ser visitado en esta época por estar inundado.