Una acera triste y desangelada

L.M.
-

Comerciantes, vecinos y transeúntes reclaman bancos, papeleras o más iluminación en la renovada calle de Hortelanos, abierta ya al tránsito. Los locales de la parte más cercana a la avenida del Cid denuncian el «abandono» de su zona

Una acera triste y desangelada - Foto: Jesús J. MatÁ­as

La jungla de coches y peatones en la que se han convertido desde hace años las traseras del Mercado Norte lo es menos desde hace dos días, cuando reabrió al tránsito la calle de Hortelanos tras varias semanas de obras. Durante este periodo, que arrancó a principios de diciembre, operarios de la Brigada de Obras municipal han peatonalizado en dos fases dos de los espacios más sensibles de la zona, el embudo junto a la lonja y el acceso desde la calle San Lesmes.
Una vez completados los trabajos, salta a la vista en primer término la desaparición de las dos líneas de coches aparcados en el inicio desde la entrada más próxima al Vena, mientras que metros más allá la decena de plazas en ORA para vehículos ha dado paso a una gran acera que multiplica varias veces el tamaño de la anterior. Desde el Salón de Belleza admiten que quizás «sea demasiado grande», aunque admiten que la imagen es «mejor».
En una tienda de alimentación próxima denuncian la mala iluminación con la que cuenta la plaza, un factor que para nada ha variado con la nueva obra y que llevan criticando los comerciantes desde hace cerca de un año. Bien es cierto que el Ayuntamiento instaló dos focos frente al Mercado, pero recalcan que siguen contando con zonas oscuras que alejan más si cabe la presencia de personas.
En lo que ambos negocios coinciden es en que la ganancia de espacio al peatón en pro del coche no conllevará, en su opinión, un mayor incremento de las ventas o de la presencia de personas. «Por aquí solo van de paso o para ir al Mercado», admiten. También achacan la falta de mobiliario urbano, especialmente bancos o papeleras, que den otro ambiente a una acera hasta ahora «desangelada». «Una estatua o una figura, pero que pongan algo», sentencia uno de los comerciantes. A esa petición se suman vecinos y transeúntes, que critican el «parche» que a su juicio supone ejecutar una peatonalización a medias. «Ni han dejado una plaza libre de coches y encima nos han quitado sitios para aparcar», denuncia Pablo González, vecino.
Pone el punto de atención en el contraste que ahora suponen los dos espacios que componen Hortelanos, una primera zona desde San Lesmes parcialmente renovada y otra, más cercana a la avenida del Cid, donde «siguen igual que hace 25 años», indica González.
 

Futura peatonalización. La reclamación que sostienen comerciantes y vecinos, ceder la plaza al peatón y construir un aparcamiento en el MercadoNorte, se contempla en el proyecto de urbanización de este espacio. No obstante, habrá que esperar -si todos los procedimientos administrativos se desarrollan correctamente- hasta pasado 2024, en el mejor de los casos, para que la renovación del Mercado y lo exteriores sea una realidad.