scorecardresearch

La asamblea vecinal no se desactiva y vira hacia un movimiento social

I.P./ Burgos
-

Los vecinos defienden su continuidad, a pesar de la paralización del bulevar. Sus exigencias inmediatas son la libertad sin cargos de los detenidos y que se vayan los antidisturbios

En la asamblea de la mañana, llegaron a tomar la palabra hasta una veintena de ciudadanos, que expusieron diferentes propuestas. - Foto: Alberto Rodrigo

«El principal objetivo que era la paralización definitiva de las obras del bulevar se ha conseguido, pero aún quedan muchas cosas por hacer». Así lo entiende la asamblea vecinal de Gamonal, que ayer decidió seguir activa y virar hacia un movimiento social y reivindicativo que va, incluso, más allá de las propias necesidades del barrio. Además, quedan, según expusieron varios de los intervinientes en la concentración matutina, dos objetivos aún por lograr: la libertad sin cargos de los detenidos y la retirada de los antidisturbios del barrio. En cuanto al primer punto, el de la libre absolución de los detenidos durante las jornadas de disturbios, los vecinos pidieron, incluso, el posicionamiento del Ayuntamiento de Burgos;por la tarde fueron más contundentes,   solicitando a éste que no se persone como acusación particular como sucediera hace 8 años en Eladio Perlado.

Unos 300 fueron los ciudadanos que participaron en la asamblea de la mañana y hasta una veintena de ellos tomaron los micrófonos para lanzar distintas propuestas. Aunque algunas tendrán que irse articulando en próximos días, lo que quedó claro es que la asamblea no se disuelve, que seguirá trabajando proponiendo ideas cómo adónde deben destinarse en el barrio los millones de euros que iban a costar las obras del bulevar y manteniendo las asambleas de las 12 de la mañana  y 7 de la tarde y la manifestación posterior a ésta.

En principio, la marcha de ayer se decidió realizar por el propio barrio en agradecimiento a todos los vecinos que han contribuido a parar la obra del bulevar y a todos los apoyos al 'movimiento Gamonal' surgidos en el resto del país. Amparados en esos apoyos internos y exteriores, la asamblea se hace fuerte para mantenerse activa y entiende que debe seguir adelante al tiempo que reivindica la regeneración de la clase política y empresarial y una solución a los problemas que afectan a los jóvenes, a los parados y a otros colectivos como los desahuciados de sus viviendas, llegando incluso, a manifestar «que no hay que tener miedo a hablar de la ocupación de los pisos vacíos de los bancos».

     A medida que los ciudadanos iban tomando el micrófonos, se multiplicaban las propuestas y las exigencias. No faltaron voces que pidieron nuevamente la dimisión del alcalde y con más fuerza aún la del Consejo de Barrio de Gamonal. Una  representante de Las Eras de Gamonal -integrada en el Consejo- aseguró que por unirse a la Asamblea «se nos ha arrinconado, difamado y desprestigiado». «El Consejo de Barrio tiene que estar para acercar al Ayuntamiento lo que el barrio necesita y como no se está haciendo, hay que pedir la dimisión del Consejo», añadió, al tiempo que pidió que se escuche a los vecinos y se les tenga respeto.

¿Se mueve la Zona Cero de la calle Vitoria?

Por otra parte y ante el inminente comienzo el lunes de las obras de reposición de la calle Vitoria a su estado anterior, por la mañana se barajaron dos espacios para trasladar la 'zona cero': la plaza de San Bruno y  Juan XXIII. Parece que contó con más apoyos San Bruno porque, según manifestó un vecino, «es otro agujero parecido al que hay aquí», en referencia a que tras el derribo del mercado tampoco se ha hecho nada en la plaza ni se ha consultado a los vecinos qué quieren para ese lugar.

Sin embargo, la decisión sigue en el aire, ya que por la tarde surgió alguna voz que sembró dudas en el sentido de que si el lunes se permite que entren las máquinas a retirar los escombros e iniciar las obras de reposición, el movimiento vecinal se podría desactivar. Así, se pidió a los vecinos que esta noche -por la pasada- recapaciten si el lunes se permite o no entrar las máquinas para tomar hoy en asamblea una posición definitiva. También por la tarde, participaron dos jóvenes de Vitoria que agradecieron a Gamonal «la chispa que han sembrado».  

Igualmente, ante las inclemencias del tiempo, los vecinos buscan también algún lugar cubierto donde poder hacer las asambleas si fuera necesario. Al parecer, la parroquia está dispuesta a ofrecer espacios.

Por su parte, los diferentes grupos de trabajo constituidos han comenzado a trabajar cada uno en sus parcelas. Así, se tiene previsto programar actos culturales, como conciertos y teatro, por el grupo de cultura, que también habló de blanquear una pared  para pintar un mural con alguna idea que se quiera resaltar, así como repartir pegatinas para que cada uno pueda escribir lo que quiera y pegarlas donde quiera.

El grupo de participación propuso recoger 'de forma simbólica' la basura de las zanjas y limpiar lo que se ha manchado. No pareció contar con mucho apoyo esta propuesta; al contrario, algunas voces se manifestaron a favor de mantener las pintadas porque «las paredes también hablan». La próxima semana, por otra parte, se recibirán 300 camisetas que se han diseñado para el barrio. graficaefectogamonal@gmail.com es el correo creado  para que la gente envíe eslóganes y dibujos.  

También se creará otra dirección de correo electrónico (lavozdegamonal@gmail.com) para recibir propuestas, mientras que se prepara un taller sobre redes sociales, según explicaron los miembros del grupo de comunicación.

Otro de los intervinientes informó del apoyo recibido el viernes en su visita a Miranda de Ebro y dijo que se recaudaron 1.800 euros que serán destinados a los encausados. El grupo jurídico, por otra parte, mantendrá una primera reunión el martes a las 19.00 horas para trabajar en este asunto.

Otra de las ideas lanzadas hizo referencia a Diario de Burgos, sugiriendo que los vecinos de Gamonal no compren el periódico.    

La asamblea vecinal se mantuvo cohesionada y los vecinos mostraron su orgullo y conciencia de barrio. Uno de los participantes incidió en hacer un llamamiento a la solidaridad y generosidad para que la «asamblea recoja los distintos pensamientos y no se rompa porque se defienda uno u otro pensamiento ya que somos muchos». Así, se apeló a la generosidad con todos los ciudadanos de  otros barrios y del resto de Estado español y que no se «rompa este sueño». «Esto no se ha acabado, esto acaba de empezar, juntos podemos», se oyó en la calle Vitoria.  También tomó la palabra una joven vecina del centro de la ciudad que dio su apoyo al barrio. La asamblea matutina se prolongó  una hora y veinte minutos.