Rivera promete una rebaja del 60% del IRPF en el medio rural

S. González
-

El candidato de Ciudadanos a la Presidencia del Gobierno pretende beneficiar fiscalmente a los vecinos de municipios menores de 5.000 habitantes para evitar que se vacíen

Albert Rivera, presidente y candidato de Ciudadanos, responde a las preguntas del público durante su intervención en el ciclo ‘Tus candidatos a fondo’. - Foto: Rubén Cacho (Ical)

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, anunció ayer en Burgos su intención de presentar un plan nacional contra la despoblación con propuestas fiscales como la reducción de un 60 por ciento del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) para las personas que vivan en las amplias zonas rurales de España.
El candidato a la presidencia del Gobierno, que abrió el ciclo bajo el título ‘Tus candidatos a fondo’ organizado por la Agencia Ical, explicó que la lucha contra la despoblación requiere de un pacto de Estado, ya que debe incluir medidas integrales a medio y largo plazo que deben liderar el Ejecutivo central, pero con el apoyo y participación de comunidades autónomas y ayuntamientos. .
Rivera se comprometió a impulsar este plan como una política de Estado desde el diálogo y consenso con las comunidades autónomas. «Enchufar a gente en las diputaciones no ha sido la solución», criticó en Burgos, después de recordar que Castilla y León ha perdido 150.000 habitantes en los últimos años y que el 37,5 por ciento de la población vive en el medio rural.
El candidato naranja afirmó que la lucha contra la despoblación es uno de los grandes retos de futuro en España, por lo que hablará de ello durante la campaña electoral, junto al empleo, las pensiones, la sanidad o la educación. Tras enfatizar que «¡basta ya de hablar de los huesos de Franco o del aborto!», en referencia a los mensajes lanzados desde el Partido Socialista y Partido Popular, Rivera apostó por recuperar la igualdad tanto para los territorios como para las personas que los habitan, ya que consideró que actualmente existe una gran «fragmentación» provocada por el nacionalismo.

Atractivo rural.

El líder de Ciudadanos ofreció solo unas pinceladas sobre el plan integral, impulsado por el Gobierno de España que aspira a presidir a partir del 28 de abril pero dialogado con los municipios y las autonomías. Aunque será presentado próximamente con todas las medidas, Albert Rivera adelantó que se abordarán las infraestructuras, el empleo, los autónomos, la innovación o los servicios sociales, pero también una fiscalidad distinta y ventajosa  para los municipios de menos de 5.000 habitantes o para las zonas con una ratio de ocho habitantes por kilómetro cuadrado, donde enumeró la reducción de un 60 por ciento en el IRPF.
Rivera insistió en que, lo mismo que sucede con otros territorios como Ceuta y Melilla o Canarias por diversos motivos, existe una necesidad de adoptar medidas incluso fiscales para hacer «atractivo» vivir en el mundo rural y remarcó el principio de igualdad para que un ciudadano tenga los mismos derechos en cualquier parte del territorio. Finalmente, apuntó que el plan tiene previsto un calculo económico de cuanto supondría para las arcas del Estado, aunque también advirtió que supondrá mayores ingresos por otras vías.
El líder de Ciudadanos ligó la despoblación con la ausencia de una gestión eficaz por parte de las diputaciones y aseguró que éstas no han conseguido frenar la despoblación mediante los diputados provinciales, «enchufados y asesores».Rivera, que en esta ocasión no apostó por la desaparición de las instituciones provinciales como hizo en la anterior campaña electoral de hace cuatro años, se inclinó por que las diputaciones se conviertan en un consejo de alcaldes donde los municipios puedan abordar la puesta en marcha de servicios comunes para que el dinero llegue directamente a los habitantes del medio rural.
El candidato estimó que en la actualidad seis de cada diez euros se quedan por el camino. «Tiene que ser un ente útil al servicio de los ciudadanos», aseveró, remarcando que «el dinero tiene que llegar sin filtros a los pueblos».

Números sobre identidad.

Igualmente, durante su intervención vinculó también el debate de la población con la financiación autonómica y se comprometió a abrir el debate en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera para renovar un sistema caducado desde hace ya seis años. No obstante, Rivera reconoció que el diálogo no será fácil entre las comunidades al defender parámetros distintos en su cálculo, pero apostó por «convencer» sobre el coste que supone la prestación de servicios en lugares despoblados y territorios extensos, como Castilla y León.
«Con números, con identidades y derechos histórios estamos perdidos, los nacionalistas tratarán de llevarse el gato al agua», respondió en relación a cómo convencer a las comunidades que defienden sus parámetros, unas priorizan la población y otras la ponderación de la extensión, la baja densidad o el envejecimiento, en un debate en los «que todos tienen parte de razón».
Finalmente, Rivera incluyó el empleo como una de las claves para revertir la baja natalidad actual en España, por lo que criticó la precariedad laboral -recordó su propuesta de contrato único- y defendió la llamada ‘mochila austriaca’. «Es un sistema más moderno», aseveró el candidato, pero también se refirió a la tarifa superreducida de 30 euros a la mujer en el medio rural o la tarifa plana durante 24 meses a autónomos con hijos. «Es una política más inteligente que machacar», apostilló el líder de Ciudadanos.