La crisis arrasa con 370 empresas, la mayoría de servicios

L.M.
-

El tejido productivo ha pasado de 10.773 compañías inscritas a la Seguridad Social en febrero a 10.403 el 31 de marzo. Hostelería y comercio, los más castigados

El ajetreo en muchas calles comerciales de las ciudades no se recuperará hasta dentro de varios meses. - Foto: Valdivielso

La crisis del coronavirus ha golpeado con dureza a la economía burgalesa. A los 1.203 trabajadores que se fueron al paro en el mes de marzo se han sumado los miles que se han visto envueltos en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) -que amenaza con prolongarse hasta que se recupere más o menos la actividad productiva- se suman las empresas que no han podido aguantar el cierre y falta de ingresos y que han tenido que poner punto y final a su andadura. En el tercer mes de 2020, con algo más de 15 días de impacto tras el decreto del estado de alarma, la provincia perdió 370 compañías con personal inscritas en la Seguridad Social. Si a 29 de febrero había registradas 10.773 firmas, 31 días después la cifra descendió hasta quedarse en 10.403, una caída del 3,5%. Además, comparando con respecto a hace un año, Burgos ha perdido más de medio millar, 544 para ser exactos.

Por sectores, los servicios son sin duda alguna los más castigados por el confinamiento. Todo hace indicar que si bien muchos no consiguieron aguantar y echaron la persiana definitivamente al decretarse el estado de alarma, la sangría no tiene visos de detenerse y continuará a lo largo de los próximos meses. Bares, restaurantes o pequeño comercio aglutinaron el 82% de la pérdida de empresas, 307 de las 370 que se destruyeron en el tejido productivo burgalés. Le sigue la destrucción de 43 relacionadas con la construcción, que recordemos tuvo que detenerse durante dos semanas.Tras ella se sitúa la veintena de compañías industriales o del metal que ya no operan, mientras que las englobadas en trabajos agrícolas continúan intactas con respecto a febrero, 581.

Caída desigual. El retroceso, no obstante, siguió distintas tendencias a lo largo y ancho de la geografía regional. El porcentaje de destrucción de empresas a nivel autonómico fue del 4,4%, con Zamora ySalamanca a la cabeza.En estos dos territorios se destruyeron el 4,8% de las empresas afiliadas a la SeguridadSocial con trabajadores, aunque la que mayor cuantitativamente hablando fue Valladolid, con 687. En cambio, a nivel nacional, la caída fue del 6,5%, con también amplias diferencias según provincias o comunidades. El mayor retroceso a nivel de compañías se produjo en Jaén, donde ya no cotizan el 17% de las firmas que lo hacían a inicios de marzo. Andalucía fue la región más castigada, con una pérdida del 11,5% del tejido productivo, mientras que en cambio en las Islas Baleares apenas se eliminaron el 1,4%.

Mientras tanto, son aún muchas las empresas que deciden optar por la vía del ERTE para tratar de salvaguardar los muebles. Hasta este martes, la Consejería de Empleo de la Junta tenía notificados en la provincia de Burgos 5.000 expedientes presentados, con 33.000 empleados afectados. Estos vienen reclamando desde hace semanas el pago de su prestación, hecho que no se produjo en abril al haberse tramitado muy pocos documentos. Desde los sindicatos calculan que apenas se ha podido hacer efectivo una quinta parte de todos los enviados a las Oficinas de Trabajo, por lo que se corre el riesgo de que el cobro de las ayudas estatales se dilate aún en mayo hasta junio.