El turismo rural cierra hasta junio

F. Trespaderne
-

La Semana Santa suponía otros años el pistoletazo de salida para un sector que en esta situación pospone su apertura, en principio, al verano. Los centros de iniciativas turísticas reprograman actividades y el de Lerma aplica un ERTE

Las reservas para este mes en alojamientos rurales -tenían casi completo para la Semana Santa- se han cancelado. - Foto: Patricia González

f. trespaderne / Burgos
La Semana Santa, tradicionalmente, ha sido para el sector turístico de la provincia la cita para poner en marcha la maquinaria y comenzar la temporada tras unos meses en los que muchos establecimiento cierran y oficinas de turismo cierran. Este año las puertas seguirán cerradas y desde los centros de iniciativas turísticas se trabaja, en el mejor de los casos, con la vista puesta en el último fin de semana de mayo o en el mes de junio, dependiendo de las restricciones que mantenga el Gobierno central tras las medidas de confinamiento.
Los centros de iniciativas turísticas de la provincia, con numerosas actividades suspendidas y otras muchas en el aire, coinciden en señala que la situación actual supone un parón para el sector turístico y que para conocer el alcance económico habrá que esperar a que se levante el Estado de Alarma y a las medidas que adopta el Gobierno para realizar ciertas actividades.
La primera consecuencia de esta crisis sanitaria es que las oficinas de turismo, en contra de lo que era habitual, no abrirá esta Semana Santa, ni tampoco los establecimientos de hostelería y casas de turismo rural. «En la zona de Atapuerca todo se abría a finales de marzo para Semana Santa, albergues, alojamientos turísticos, restaurantes y espacios culturales, y permanecía abierto hasta el Cross de Atapuerca, pero este año todo seguirá cerrado», asegura José Ignacio Martínez, quien recuerda que la mayor parte de los negocios turísticos de la zona «se nutren de los peregrinos del Camino de Santiago, que también está cerrado». 
Para ‘compensar’ de alguna forma este frenazo, Martínez plantea buscar alternativas al turismo estacional que tiene esta comarca y para ello reclama la colaboración y apoyo de las administraciones a los centros de iniciativas turísticas.
La situación no es mejor en una de las localidades más turísticas de la provincia: Covarrubias, cuyo centro de iniciativas turísticas se ha visto obligado a suspender su pasión Viviente, una de las más representativas y espectaculares de la provincia, como se ha suspendido la concentración motera, y espera poder arrancar su calendario de actividades con el Descenso del Arlanza a finales de mayo y la Fiesta de la Cereza, que este año incorpora un mercado de productos propios de la zona, a mediados del mes de julio. «Lo que ya hemos decidido es trasladar al mes de septiembre las jornadas de Vino con Historia, que estaba fijada para junio,» declara Joaquín Serna, presidente del CIT de Covarrubias, quien lamenta las consecuencias económicas que esta situación está suponiendo para el sector turístico de la villa «porque estaba lleno para Semana santa y todas las reservas se cayeron en unos días».
Serna espera que poco a poco se vaya reactivando el sector, aunque considera que el ‘turismo de autobús’, muy importante para la actividad económica de la villa rachela, «se va a resentir hasta el verano porque la gente tiene miedo y vamos a ver como evoluciona en los meses posteriores».
turismo de interior. Desde el CIT de Lerma, Gustavo Peña, con sus compañeros Claudio y Héctor, que se encuentran inmersos en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), ya trabajan para adaptarse a un nuevo escenario, «con más actividades al aire libre, añadiendo rutas de naturaleza a las visitas, porque creemos que los turistas que lleguen va a buscar espacios abiertos». . 
Peña, tras dar por perdidos este mes y el próximo, «todas las reservas que teníamos en alojamientos turísticos y visitas para el mes de mayo se han caído», matiza, se muestra optimista en cuento a un repunte del turismo de interior «porque imaginamos que se van a mantener las restricciones para viajar al extranjero y todo el mundo programará salidas a otras provincias y la nuestra es un destino próximo a grandes ciudades y con mucho potencial por los recursos de todo tipo que tenemos».
Desde el CIT de Lerma esperan retomar la actividad, para ello trabajan desde sus casas, el primero de mayo «porque aunque la Feria de Maquinaria se ha suspendido queremos dar contenido a ese puente para los lermeños y para ello nos vamos a poner en contacto con las asociaciones locales para programar algún tipo de actividad», señala Peña, quien reconoce que en estos momentos la situación es de incertidumbre «ya que no sabemos cuando se va a terminar esta situación y qué se va a poder hacer, y como, cuando se levante el Estado de Alarma».