Los comercios podrán abrir en Francia desde 11 de mayo

EFE
-

Los establecimientos, salvo la hostelería y espectáculos, regresarán a la actividad laboral siempre que puedan limitar el número de personas presentes a la vez en sus locales y garantizar la distancia de un metro

Los comercios podrán abrir en Francia desde 11 de mayo - Foto: MOHAMMED BADRA

Todos los comercios, salvo bares y restaurantes, podrán abrir en Francia a partir del 11 de mayo, fecha de comienzo de la desescalada ante la pandemia del coronavirus, mientras que la vuelta a las aulas se hará de forma progresiva y en función de los cursos. Este martes se ha confirmado que Francia ha sumado 367 fallecimientos por coronavirus, hasta un total de 23.660 desde el inicio de la epidemia, de los que 14.810 se produjeron en hospitales y 8.850 en residencias de ancianos y centros de dependencia. Además, se han registrado desde el pasado 1 de marzo 129.859 casos confirmados de coronavirus.

El primer ministro francés, Édouard Philippe, anunció ante la Asamblea Nacional que los comercios deberán limitar el número de personas presentes a la vez en sus establecimientos y garantizar la distancia de un metro.

El jefe de Gobierno añadió que los propietarios de un negocio podrán impedir la entrada a quien no lleve mascarilla y apuntó que los ayuntamientos podrán decidir sobre la apertura de centros comerciales de más de 40.000 metros cuadrados en los que podría haber aglomeraciones de gente.

Respecto a los colegios, los primeros en reincorporarse paulatinamente serán los alumnos de infantil y primaria a partir del 11 de mayo, mientras que los de los primeros cursos de secundaria lo harán desde el 18 de mayo, y la situación de los de últimos años de secundaria y bachillerato se evaluará al final de mayo.

En las guarderías, solo podrán coincidir 10 niños por grupo, mientras que en los colegios el máximo será de 15 alumnos por clase.

Philippe dejó claro que la vuelta a clase, escalonada a lo largo de tres semanas, será voluntaria.

La desescalada se adaptará a la realidad de cada territorio. Por ejemplo, los parques y jardines solo abrirán en aquellos departamentos donde el coronavirus "no circule de forma activa", y las playas, cerradas desde el principio del confinamiento el 17 de marzo, seguirán inaccesibles al menos hasta el 1 de junio.

Los ciudadanos podrán salir de su casa sin la declaración jurada que actualmente es obligatoria, salvo en desplazamientos de más de 100 kilómetros del domicilio, que solo se autorizarán por motivos familiares o profesionales urgentes.

De momento, los grandes museos, los cines, las salas de conciertos y de espectáculos seguirán cerrados y todos los actos que agrupen a más de 5.000 personas estarán prohibidos al menos hasta septiembre.

El transporte público también deberá adaptarse: el uso de mascarilla será obligatorio y los distintos operadores deberán organizarse para permitir que se respete la distancia social, lo que podría implicar que se reduzca, por ejemplo, la capacidad del Metro parisino, dejando un asiento de cada dos libre.