Volvo luchará contra las irresponsabilidades

SPC
-
Volvo luchará contra las irresponsabilidades

La marca sueca cree que el mejor modo de luchar contra la distracción y el consumo de drogas al volante es instalar cámaras en el interior del vehículo que vigilen al conductor

Volvo Cars ha anunciado un nuevo paso en su objetivo de acabar con los accidentes mortales en sus vehículos, abordando los principales problemas que causan las defunciones ‘in ititnere’.
Aparte del exceso de velocidad -que Volvo pretende ayudar a combatir limitándola en sus vehículos- la distracción y el consumo de drogas y alcohol son también importantes motivos de preocupación en el ámbito de la seguridad vial. Estos son los principales escollos que obstaculizan el camino hacia la visión de Volvo Cars de un futuro sin víctimas mortales de tráfico y, requiere que la empresa incluya el comportamiento humano en su batalla por la seguridad. Por ejemplo, datos de la NHTSA indican que en casi el 30 por ciento de las muertes por accidente de tráfico registradas en Estados Unidos en 2017 había implicado un conductor bajo los efectos del alcohol o de las drogas.
Este fabricante cree que el mejor modo de luchar contra la desatención a la carretera y el consumo de sustancias estupefacientes es instalar en el interior del vehículo cámaras y otros sensores que vigilen al conductor. Dispositivos que permitan detectar si está claramente distraído o conduce bajo los efectos del alcohol o las drogas y no reacciona a las señales de advertencia. En tal caso, el propio sistema podría intervenir para evitar el riesgo de un siniestro que pueda provocar lesiones graves o incluso la muerte.
La intervención podría consistir en limitar la velocidad del vehículo, alertar al servicio de asistencia ‘Volvo on Call’ y, como último recurso, aminorar la marcha de forma activa y estacionar el vehículo de un modo seguro. 
La introducción de cámaras en todos los modelos Volvo comenzará a partir de la próxima generación de la plataforma escalable de vehículos SPA2, a principios de la década de 2020. Más adelante, se facilitará información sobre el número exacto estos dispositivos y su ubicación en el interior.
El anuncio que hace ahora la marca sueca debe contemplarse junto con la decisión de la empresa de limitar la velocidad máxima de todos sus vehículos a 180 km/h a partir del año 2021, para enviar un mensaje inequívoco sobre los peligros de pisar demasiado el acelerador. Volvo desea abrir un debate sobre si los fabricantes de automóviles tienen el derecho o, incluso, la obligación de instalar en sus vehículos sistemas tecnológicos que modifiquen el comportamiento de los conductores. 
Tanto la limitación de la velocidad como la instalación de sistemas de captación de imagen en el interior son un ejemplo de cómo la industria del automóvil puede asumir una responsabilidad activa en la lucha contra los accidentes de tráfico mortales ayudando a mejorar el comportamiento de los conductores.