La Junta reforzará los planes de gestión de las catedrales

Santiago González
-
La Junta reforzará los planes de gestión de las catedrales

Patrimonio urge la elaboración de planes de emergencia en todos los edificios históricos, pero asegura que los bienes más importantes se están monitorizando progresivamente para prevenir cualquier riesgo

La Junta reforzará los protocolos de gestión permanente establecidos en todas las catedrales y grandes monumentos de la Comunidad para evitar riesgos que puedan suponer su destrucción total o parcial como ha sucedido con la catedral parisina de Notre Dame. Asimismo, la Consejería de Cultura urgirá a los propietarios de los bienes culturales a disponer de planes de emergencia para hacer frente a cualquier tipo de incidencia, ya sea inundación, incendio, terremotos o cualquier otro.
El director general de Patrimonio, Enrique Saiz, explicó que, aunque el estado de los monumentos en Castilla y León es bueno y no precisan una intervención de urgencia, es necesario gestionar los bienes, no sólo en lo que se refiere a restauración, sino al control continuo para comprobar su funcionamiento.
Saiz no ocultó la mayor preocupación de la Junta por algunas iglesias rurales que se encuentran en desuso y pueden tener «menos control» sobre los riesgos, a pesar de tener un elevado valor artístico y patrimonial, aunque recalcó que los «grandes monumentos» se encuentran «más o menos controlados». No obstante, estimó que nunca se puede descartar un siniestro como ha sucedido en Notre Dame, por lo que se reforzarán los actuales protocolos.
De cualquier forma, el director general incidió en que los planes de gestión permanente de «los mejores monumentos», entre los que se encuentran las catedrales, la colegiata de San Isidoro y algunos monasterios como el de Santo Domingo de Silos o Santa María de Huerta, incluyen la monitorización de muchos parámetros cada vez que se acomete una obra de restauración. «Ahora lo revisaremos con mayor intensidad en un testeo general de la Comunidad», continuó.
Catedrales

En referencia a la docena de catedrales de Castilla y León, el director general considera que están «bien conservadas y bien controladas», aunque reconoce un «avance desigual» en la gestión preventiva de riesgos, un concepto que va más allá de las necesidades de restauración de los monumentos y que ya se aplica en edificios públicos y de viviendas con revisiones periódicas y control de diversos parámetros.
Saiz destacó que ya se aplican mecanismos de monitorización en algunas catedrales, especialmente en Palencia y Ciudad Rodrigo. «En León nos hubiera gustado avanzar más, estamos monitorizando ante riesgo de caídas y deterioro de las esculturas, pero no ante incendios», aclaró el director general.
Para acelerar esta monitorización preventiva es importante la colaboración con el Cabildo y Saiz reconoce que en Burgos, cuya catedral es patrimonio mundial de la Unesco, ha habido «discordancias» a la hora de incorporar instalaciones como la calefacción, ya que «exigimos mucha documentación y un proyecto muy justificado».
Además de la riqueza patrimonial del edificio, el interior también es importante, ya que muchas catedrales son «auténticos museos de arte». Ante ello, los técnicos que están elaborando protocolos y criterios generales de comportamiento ante emergencias en los monumentos para su actuación tras producirse el siniestro.
Saiz informa que Castilla y León, junto a Murcia, es pionera en la formación de una unidad específica de emergencias para el patrimonio, denominada Ugrecyl, en la que participan técnicos de Patrimonio, bomberos, Guardia Civil y militares de la UME. Este equipo realiza simulacros y se forma para actuar en casos de cualquier tiepo de siniestro en monumentos.