Resurgiendo de sus cenizas

I.P.
-
Resurgiendo de sus cenizas - Foto: Luis López Araico

La iglesia de Arraya de Oca, devastada por un incendio en diciembre de 2017, ya tiene instalada la cubierta de madera. Es la primera de las cuatro fases del proyecto de restauración

Resurgiendo de sus cenizas. Un devastador incendio arrasaba en diciembre de 2017 la iglesia de  Arraya de Oca.  Ahora, año y medio después, este inmueble al que los vecinos han descubierto querer como si fuera su propia casa, comienza a parecerse al templo donde celebraban sus actos religiosos antes de que el fuego les sumiera en el pesimismo. Gracias al convenio firmado con la Diócesis de Burgos, se ha acometido la primera fase de proyecto de restauración, y ya se ha instalado la cubierta de madera.
Es un primer paso, pero la recuperación de la iglesia aunque lenta, ya es imparable. De hecho, según confirmaba ayer el nuevo alcalde de la localidad, Joaquín Miravalles, ya se ha presentado el proyecto a la próxima convocatoria del ‘convenio de las goteras’. Y es que la cubierta de madera instalada ha quedado protegida por una  membrana o lona para evitar los daños de humedades o bajas temperaturas hasta que se complete su finalización, pendiente de colocar las tejas árabes, que se culminará con el convenio entre la Diputación de Burgos y el Arzobispado, así como el enfoscado de algunos muros.
En una tercera fase, se actuaría en el interior del templo, con el cosido de algunas bóvedas y la pavimentación del suelo. Finalmente,  la cuarta y definitiva fase se centrará en reconstruir la torre que acabó cayendo un mes después. El proceso, por tanto, aún  será largo hasta la culminación total de la restauración.
Por otra parte, ayer efectivos de  la Unidad Militar de Emergencias (UME) acudieron de nuevo a la localidad con el objeto de retirar los andamiajes que colocaron el pasado mes de mayo, y que sujetaban las bóvedas. Si en aquella primera labor fueron medio centenar de miembros, ayer se acercaron una veintena de afectivos, a quien el Ayuntamiento quiso agradecer su trabajo, por lo que se les entregó una placa en reconocimiento de esa labor en el inmueble, acto al que también asistió la alcaldesa durante los últimos cuatro años, María Asunción Velasco.
Los trabajos de estabilización de las bóvedas han corrido a cargo de la Unidad de Gestión de Riesgos y Emergencias en el Patrimonio de Castilla y León (UGRECYL) en colaboración con UME ( miembros del Quinto Batallón, con sede en León). El pasado mes de mayo, el director general de Patrimonio Cultural de la Junta, Enrique Saiz, visitó la iglesia para conocer un situ el trabajo que se estaban llevando a cabo por parte de ambas unidades. Y todo ello, gracias al empeño del Ayuntamiento de Arraya de Oca, la parroquia -que también ha ayudado en la financiación- y sus vecinos, que desde el primer momento se mostraron dispuestos a apoyar los trabajos de restauración del templo.