Las familias vuelven a Valdenoceda

Europa Press
-
Los descendientes de Julián González, en Almagro. - Foto: Rueda Villaverde

Se entregarán los restos de Julián González y Abilio Luis, presos manchegos (nacidos en Almagro, provincia de Ciudad Real y Vara del Rey provincia de Cuenca) que fallecieron en la prisión el 12 de abril de 1941 y el 6 de abril de 1942

La Asociacion de Familiares de Represaliados en Valdenoceda (Burgos) se reunirá, una vez más, este sábado, 13 de abril, para rendir su tradicional homenaje a los represaliados en la antigua cárcel.
El homenaje de este año, que coincide con el 4º Aniversario de la transformación de la antigua Agrupacion en Asociacion, supone, además, un importante hito, ya que se entregarán a sus familias los restos de Julián González González y Abilio Luis Jábega, presos manchegos (nacidos en Almagro, provincia de Ciudad Real y Vara del Rey provincia de Cuenca) que fallecieron en la prisión el 12 de abril de 1941 y el 6 de abril de 1942, respectivamente.

La familias, que se desplazarán el sábado desde su pueblo, donde todavía residen, recogerán personalmente los restos de Julián y de Abilio para trasladarlos a su localidad natal y darles allí digna sepultura, según informan a Europa Press fuentes del colectivo.

Con la entrega de sus restos, la Asociacion da un paso más en su empeño por "recuperar la memoria de aquellos que tanto sufrieron durante la posguerra y por devolver a sus familias los restos de sus seres queridos que nunca debieron ser arrebatados de su tierra".

Hasta este momento, la Asociacion ha conseguido conocer la existencia de al menos 154 enterramientos de presos que fallecieron en la prisión de Valdenoceda entre los años 1938 y 1943. Estos enterramientos constan en el Registro civil del valle de Valdivielso. En cada hoja del Registro consta el nombre y apellidos del fallecido, su localidad natal, su fecha y las causas de fallecimiento.

Prácticamente todos morían por 'colitis epidémica', que no era otra cosa que las consecuencias del hambre y del frío que padecían estas personas.

El colectivo también ha logrado exhumar, en 2007, gracias a una primera subvención del Ministerio de la Presidencia, 114 restos.La Asociacion cree que los 154 enterramientos se realizaron casi todos en una parcela propiedad de Instituciones Penitenciarias aledaña al Cementerio Parroquial.

En 1989, la Iglesia se hizo con la propiedad de esa parcela y procedió a enterrar a los vecinos del pueblo encima de los restos de los presos. Sólo se han podido exhumar, de las zonas no ocupadas por enterramientos nuevos, 114 restos, por lo que se cree que todavía permanecen debajo de las tumbas nuevas 39 presos.

Poco después, y gracias de nuevo a una nueva subvención destinada a la identificación de los restos, se inició el proceso de análisis de ADN, tanto de los restos exhumados como de las muestras de las familias descendientes de estos presos que se han localizado de forma paulatina.

A día de hoy, la Asociacion tiene plenamente localizadas a 66 familias descendientes de aquellos presos, un número muy importante si se tiene en cuenta que hace 14 años, cuando se constituyó la Agrupación, apenas formaron parte de la misma cinco familias.

Estos análisis de ADN han permitido la identificación completa de un gran numero de restos (los últimos de ellos, los que se entregarán el sábado).

No se han podido entregar todos porque uno de esos restos, el de David Ruiz Ruiz, permanece en gran parte debajo de una de las tumbas nuevas, por lo que solo se le pudo extraer una muestra de ADN (un diente) que permitió su identificación, ya que el hijo de David Ruiz Ruiz vive y desea, lógicamente, recuperar los restos de su padre.