Cáritas envía 10.000 euros para ayudar a las víctimas palestinas de Gaza

diariodeburgos.es
-

En los últimos años, ha contribuido a crear allí una clínica móvil y un centro de salud

 
Cáritas Burgos ha aprobado el envío de 10.000 euros de fondos propios y recoge aportaciones con destino a Cáritas Jerusalén, que está haciendo un gran esfuerzo por paliar las consecuencias de la violencia desatada en la Franja de Gaza. Este colectivo anima a toda la población a apoyar económicamente esta campaña a través de sus cuentas corrientes. «Los hospitales siguen operando, pero hay escasez de suministros y los cortes de luz son frecuentes. También hay escasez de combustible y agua potable», señalan en una misiva.
Caritas está intentado ayudar a la población de la mejor manera posible. En una nota remitida a todas las Cáritas de la red internacional, Caritas Jerusalén condena «la violencia y el derramamiento de sangre contra víctimas inocentes, especialmente contra mujeres y niños», al tiempo que recuerda que «todo ser humano tiene el derecho a vivir en paz y sin temor».
Asimismo, se ha lanzado un llamamiento «a israelíes y palestinos para frenar este derramamiento inútil de sangre y esforzarse por la paz. Gaza ya está en una situación muy dramática, provocada por un estado de sitio que dura ya 12 años y haber sufrido tres guerras en ocho años, que se traduce en constantes cortes de energía y agua potable, y una elevada tasa de desempleo. Esta guerra complicará aún las vidas ya de por sí miserables de sus habitantes y aumentará su sufrimiento».
En los últimos años Cáritas Burgos ha apoyado económicamente a Caritas Jerusalén en Gaza con 60.000 euros para colaborar en la creación de una clínica móvil y un centro de salud, así como varios programas de salud psicosocial y tratamiento de enfermedades crónicas, y un servicio de acompañamiento para niños con prótesis que fueron víctimas del conflicto anterior del 2008, que también tuvo consecuencias muy graves. En su informe, Cáritas Jerusalén señala que desde el comienzo de la operación, ha tenido que paralizar todas sus actividades en la Franja. En este momento, no es capaz de funcionar plenamente en la zona debido a la intensificación de los bombardeos y la situación de grave riesgo para las vidas del personal médico.
A pesar del cierre de sus instalaciones sanitarias, Caritas Jerusalén hace todo lo posible por seguir acompañando al pueblo de Gaza. Sus dos coordinadores residentes en la ciudad de Gaza y un gestor de proyectos con sede en Jerusalén están en contacto permanente con los hospitales, el Ministerio de Salud, el resto de organizaciones católicas en la Franja y el párroco local para evaluar las necesidades inmediatas de las víctimas y coordinar con la máxima urgencia el envío y reparto de ayuda.
 Desde que el pasado día 5 de julio Israel iniciara la operación ‘Margen Protector’ han muerto al menos 458 personas, de los cuales 438 son palestinos y 20 israelíes (18 de ellos soldados), además de decenas de miles de desplazados. Casi un millón de personas no tienen suministro de agua. 



Las más vistas