"Los niños sufren porque no sabemos cuándo vamos a volver"

N.M.J. (ICAL)
-

José María Llorente, su mujer y sus hijos de 5 y 3 años viajaron a Panamá con el objetivo de regresar el 20 de marzo, pero tras ser decretado el estado de alarma en España cancelaron su vuelo

Familia burgalesa atrapada en Panamá. José María Llorente, Lucía González, Haizea y Yarel.

Una familia burgalesa pide ayuda para poder regresar a España tras quedarse atrapada en Panamá debido a la crisis sanitaria por el coronavirus una vez decretado en el país el estado de alarma. 

José María Llorente, Lucía González y sus hijos Haizea, de cinco años, y Yarel, de tres, viajaron el pasado día 8 de marzo a Panamá con el objetivo de acompañar a un familiar que había estado en España de vacaciones. Sin embargo, durante su estancia allí, el Gobierno español decretó el estado de alarma, por lo que su vuelo de regreso fue cancelado, sin haber encontrado aún formas de regresar a su hogar. 

Llorente explica en declaraciones a la Agencia Ical, que días antes de embarcarse en este viaje, y dado el avance del coronavirus en todo el mundo, tanto él como su esposa se informaron acerca de la situación, o si deberían "anular el vuelo". Sin embargo, debido a que Panamá no era un país de riesgo, decidieron continuar su viaje.

Su viaje de regreso estaba programado para el 20 de marzo, pero unos días antes les llamaron desde la compañía para anularles el vuelo, debido a la situación en la que se encuentra España ante el avance del virus Covid-19. Fue en ese momento cuando José María y su esposa decidieron adelantar su regreso a casa, sin obtener resultados. 

“Hemos estado llamando a la embajada, pero no saben nada. En teoría el Gobierno nos ha puesto en contacto con el Gobierno de Panamá para ver las repatriaciones o buscar un vuelo para los españoles, pero aún estamos a esperas de que nos llamen y nos digan que hay algún vuelo disponible para marcharnos”, explica Llorente. 

Asimismo afirma que no quieren arriesgarse a viajar a otro país si no tienen una garantía de que el avión llegará a España, puesto que tienen miedo de que la situación empeore. "Estamos sin expectativas de cuándo vamos a volver, desde la embajada nos dicen que el primer vuelo programado es el 2 de mayo. Me parece exagerado que no se prepare nada antes", afirma Llorente.

Actualmente la familia burgalesa se encuentra hospedada en la casa de un familiar que vive allí, aunque afirman que sus hijos están sobrellevando mal la situación, especialmente la pequeña Haizea que "llora todos los días" y pide regresar a casa. "Intentamos distraerles, pero los veo sufrir, no sabemos cuándo vamos a volver", señala.

Además, en el país donde se encuentran también se decretó el estado de emergencia, por lo que esta familia burgalesa también está realizando una cuarentena. Asimismo reconoce que pese a no saber exactamente cómo está la situación en España, sí que se han informado a través de los medios de comunicación, por lo que creen que si la situación en Panamá no es igual a la de España, es "muy parecida".

Un atisbo de esperanza. Pese a toda esta situación, Llorente afirma que hoy comienzan a tener algo de esperanza ya que les han llamado en varias ocasiones pidiéndoles la información de vuelo y creen que "va avanzando".  Asimismo también les da esperanzas la historia de las burgalesas Sara Hernando, Rebeca y María Saiz, que estuvieron 16 días atrapadas en Tailandia sin poder regresar a sus hogares debido a la incertidumbre del coronavirus, pero que sin embargo recientemente han logrado regresar al país.