scorecardresearch

Paula Echevarría comparte su despertar más especial

Europa Press
-

La actriz e influencer asturiana muestra una tierna imagen junto a su recién nacido Miguel Jr.

15 días después del nacimiento de su hijo Miguel, Paula Echevarría continúa completamente maravillada con su pequeño y, en el momento más dulce de su vida, ha dejado todo a un lado para volcarse totalmente en su bebé, del que apenas se separa.

Convertida en una de las reinas patrias de Instagram, la asturiana se ha consolidado en los últimos años como una de las 'celebs' más estilosas de nuestro país y sus outfits - tan ideales como asequibles - se agotan en cuestión de horas. Sin embargo, desde que nació su pequeño, Paula ha dejado completamente aparcada su faceta de influencer para, literalmente, morir de amor con Miguel Jr.

 

Y aunque echamos de menos la inspiración fashion que siempre supone la protagonista de 'Velvet' - dejando looks premamá para copiar incluso sin estar embarazadas - no podemos negar que nos encanta la faceta de mami que nos ha descubierto desde que nació su pequeño.

Dando naturalidad no sólo al postparto sino también a lo dura que es realmente la maternidad, Paula no ha dudado en compartir con sus seguidores su realidad en los últimos días. Cansada, con ojeras, sin peinar y con una abultada tripita que, por el momento sigue acompañándola pero de la que se ha propuesto desprenderse retomando sus entrenamientos deportivos tan sólo 11 días después de dar a luz.

Y sin embargo, más radiante y feliz que nunca. Y es que, como ella misma ha confesado al compartir en Instagram su dulce despertar de este lunes - como no, con Miguel Jr durmiendo plácidamente encima de ella - a pesar del cansancio y la falta de tiempo para arreglarse, si algo no le falta es "amor, mucho amor". El mismo que nosotros sentimos cuando vemos a Paula disfrutando a tope de esta nueva etapa en su vida, convertida en mamá de dos preciosos niños - Daniella, de 12 años- y más enamorada que nunca de Miguel Torres, que tampoco puede ocultar que 'se le cae la baba' (casi tanto como a la asturiana) con su pequeño, un sueño cumplido tras casi tres años y medio de amor.