scorecardresearch

Disfar reclama la recuperación de siete plazas de aparcamiento

Samanta Rioseras / Aranda
-

Lamenta la pérdida de lugares reservados para personas con discapacidad en el centro

La nadadora paraolímpica Teresa Perales, durante su charla en la Casa de Cultura. - Foto: S.R.

Las zonas de estacionamiento destinadas a las personas con discapacidad no alcanzan la demanda de las asociaciones que representan a estos colectivos, pues a lo largo del último año han desaparecido hasta siete plazas en el centro.

Una pérdida que les dificulta el tránsito por la ciudad y les obliga a dar grandes rodeo para realizar sus gestiones o acercarse a las sedes de sus organizaciones.

La presidenta de Disfar (asociación de personas con discapacidad), Amalia de Pedro-San Juan insta al Ayuntamiento a recuperar dichos aparcamientos para facilitar sus desplazamientos.

También solicita la instalación de señales verticales que den visibilidad a estas plazas reservadas en la estación de autobuses. «Existen en el suelo, pero la gente se excusa diciendo que no las ve».

Cree que, así, se contribuirá a respetar estos lugares que no siempre son ocupados por quienes disponen de la tarjeta de estacionamiento para personas con discapacidad. «Mucha gente no las respeta y la Policía no les multa ni retira los vehículos», sostiene.

Otra de sus reivindicaciones se centra en los pasos de cebra, pues gran parte de ellos no están al nivel de la acera. «Un centímetro no es nada para una persona con movilidad total, pero sí para una silla de ruedas», apunta.

Sin embargo, «Aranda no es una ciudad totalmente inaccesible ni todo está mal», pues también reconocen que se están llevando a cabo iniciativas para mejorar. Entre ellas menciona la instalación del ascensor en el edificio del Ayuntamiento, así como la buena predisposición del equipo de Gobierno. «El año pasado no pudimos subir a firmar el convenio y la alcaldesa fue la primera que tomó cartas en el asunto».

Al margen de las barreras arquitectónicas, De Pedro-San Juan incide en la supresión de las barreras psíquicas. «Hay que apostar por la formación, la orientación y la inserción laboral».

Tarea en la que se debe implicar toda la sociedad empujando, metafóricamente, el columpio del logo de Disfar. «Que den un empujón y se darán cuenta de que el movimiento es recíproco».