El liderato se juega en El Plantío

A.I.A.
-

Un triunfo del UBUSan Pablo sobre el Ikasa (el domingo, 12.00 horas) les colocaría en solitario al frente de la clasificación

El liderato se juega en El Plantío - Foto: Alberto Rodrigo

Primer partido de trascendencia en el polideportivo El Plantío. El UBUSan Pablo puede ponerse de líder en solitario si gana el domingo al Ikasa de Madrid (12.00 horas). Los dos mejores equipos del grupo se verán las caras por primera vez esta campaña.
Dos equipos construidos para dar el salto a División de Honor Plata que quieren mostrar su potencial desde el primer momento de la temporada y , hasta ahora, lo están consiguiendo. Contabilizan con victorias sus compromisos y solo les separa en la clasificación la diferencia de goles. El UBUSan Pablo ha logrado materializar 128, uno más que el bloque madrileño (127). La ‘debilidad’ está en la defensa. Los anfitriones han encajado 100 por 89 de los visitantes.
La igualdad es máxima y hay mucho en juego. El duelo tiene todos los ingredientes para ofrecer un buen espectáculo. Además se prevé una gran entrada en el polideportivo, ya que los abonados del San Pablo de baloncesto tendrán acceso libre.
Desde las filas burgalesas se intenta no contagiarse del ambiente; al contrario, quieren quitar relevancia al choque para no añadir presión adicional a los jugadores. El entrenador, Toni Malla, asegura que «queremos ganar, pero si no lo hacemos no pasa nada. Este es el mensaje que he intentado transmitir durante toda la semana. Es un partido para disfrutar», comenta.
Un compromiso para disfrutar pero con un premio importante para el ganador. Se pondría en solitario al frente de la clasificación, marcaría distancia con su inmediato rival y aportaría una buena dosis de moral y confianza en la plantilla.
La plantilla burgalesa no estará al completo para el choque de mañana. A la baja de larga duración de Benjamín Calleja hay que sumar la del extremo Arkaitz Piriz. Se han cumplido los peores pronósticos. Las molestias que tenían en su brazo izquierdo son consecuencia de una rotura de fibras de 4,3 milímetros. Estará, al menos, dos semanas de baja.
Con esta ausencia, el UBUSan Pablo pierde poder ofensivo frente a uno de los bloques con mayor remate. «El principal peligro del Ikasa es que es un equipo. Llevan juntos mucho tiempo y se conocen perfectamente. A esto hay que unir la calidad individual, especialmente el central Dzokic y Álvaro Torres», revela Toni Malla. «De tú a tú ellos son superiores, pero nosotros al jugar en casa y con el apoyo de la afición podemos ganar», concluye.