Burgos lidera la superficie de girasol en una buena campaña

I.P.
-

Con 68.500 hectáreas sembradas, algo más que la anterior campaña, la producción será similar, rondando las 100.00 toneladas. Los mejores rendimientos se darán en Merindades y Bureba y la Ribera los peores.

Burgos lidera la superficie de girasol en una buena campaña - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

or segundo año consecutivo, la producción de girasol en la provincia de Burgos se espera buena en términos generales, con la excepción de la comarca de la Ribera, la más afectada este año agrícola por la sequía.
Burgos seguirá liderando un año más la superficie sembrada y la producción por hectárea en la comunidad de Castilla y León, con una previsión que hay que tomar aún con cautela ya que queda un mes para la cosecha, pero que rondarán cifras similares a las del pasado año, en torno a los 100.000 kilos. Aunque en general se puede hablar de una buena cosecha e, incluso, muy buena dependiendo de comarcas y de los tratamiento, como en la Bureba y las Merindades, también hay bastante diferencia entre parcelas de diferentes zonas y de una misma comarca, apuntan tanto desde la Junta como desde los sindicatos agrarios, en función de la climatología en el momento de la siembra. El girasol sembrado más temprano sufrió más la sequía, por lo que tuvo una peor nascencia, mientras que el que más tardío  se benefició de las lluvias y las tormentas de verano que descargaron agua; así que en buena parte de la provincia esas precipitaciones puntuales beneficiaron la nascencia y posteriormente el engorde de la pipa, por lo que se espera buena producción y también calidad.
Según  los datos puestos sobre la mesa en la Comisión de Estadística celebrada el viernes en el Servicio Territorial de Agricultura, este año la superficie sembrada de girasol se sitúa en las 66.920 hectáreas en secano, y unas 1.540 en regadío, lo que viene a sumar un total de 80.000 hectáreas, algo más que la pasada campaña que fueron 65. 080 las cultivadas.
El girasol es ya un cultivo consolidado en la provincia burgalesa, pese a ser una alternativa al cereal, sobre todo cuando en función de la climatología no se ha podido sembrar cebado o trigo. En todo caso, la provincia ya tiene una superficie que varía poco año tras años, siendo la mayor de la región.
La zona del Pisuerga es la que ha sembrado este año más girasol, con 15.914 hectáreas, seguida de la comarca del Arlanza, con 14.989;12.767 están en la Bureba; Arlanzón, 8.701 hectáreas; en Merindades se han alcanzado las 5.105; 8.008 hectáreas en la Ribera del Duero; en la zona de Páramos se cuenta con 1.398 y, finalmente, en Demanda. la superficie se sitúa en las 1.577 hectáreas.
En cuanto a las medias  previstas, las producciones se sitúan en torno a los 1.250 kilogramos en secano y los 3.000 en regadío. Muchas parcelas de regadío, puntualizan desde los sindicatos se han comportado este año como de regadío por esas precipitaciones caídas del verano.

[más información en la ediciín impresa]