Valladolid acogerá en febrero de 2020 la Feria de Enoturismo

SPC
-

Tendrá lugar los días 12 y 13 de febrero en la Feria de Valladolid para generar encuentros de negocios en diferentes escenarios

Presentación de la I edición de la Feria Internacional de Enoturismo FINE. - Foto: Miriam Chacon (Ical)

La primera edición de la Feria Internacional de Enoturismo (FINE) se celebrará en la Feria de Valladolid los días 12 y 13 de febrero del próximo año. Con un carácter “eminentemente profesional”, este nuevo evento da sus primeros pasos con un objetivo “ambicioso” que pasa por “cubrir las necesidades del sector” y convertirse en “referencia del sector en Europa”. Así lo declaró el director de la Feria de Valladolid, Alberto Alonso, durante la presentación de este evento recogido por Ical, donde estimó que esto será posible aunando esfuerzos y aprovechando potencialidades.

Entre las principales virtudes hizo alusión al potencia del territorio, el trabajo que desarrollan los bodegueros, la pasión de las entidades del sector a la hora de difundir las virtudes del enoturismo, así como la implicación de las administraciones. Alonso incidió en que la puesta en marcha de esta feria nace “de la necesidad empresarial”, al ser un evento diseñado por empresarios para así “potenciar” la oferta enoturística con una orientación “totalmente profesional”.

La estructura de FINE estará enfocada a la generación de encuentros de negocios en diferentes escenarios: un área de exposición comercial y de promoción, espacios de reuniones, transferencia de conocimiento y zonas para encuentros agendados y espontáneos. Bodegas y territorios enoturísticos serán los principales referentes del área de exposición de FINE, donde también podrán participar clústers empresariales, denominaciones de origen, agencias de turismo receptivo y colectivos profesionales.

El perfil del visitante al que se dirige FINE incide en la figura de agentes que comercializan productos enoturísticos en los mercados nacionales e internacionales. En España hay 28 rutas repartidas por once comunidades, entre ellas Castilla y León, que es la que cuenta con un número mayor, con un total de siete.

Al acto de presentación de FINE acudieron representantes de las diferentes administraciones, entre ellos la consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, y el alcalde de Valladolid, Óscar Puente.

Del Olmo recordó el “gran peso” que tiene Castilla y León tanto en materia de vino como de turismo, dos ámbitos en los que cerca de 100.000 personas desarrollan su actividad en la Comunidad y que, de forma destacada, está ligado “al mundo rural, al territorio y a la gente que vive en los pueblos”. De ahí la importancia de incentivar el enoturismo, algo que unido al patrimonio, al idioma o a la riqueza natural o gastronómica de Castilla y León se quiere seguir potenciando desde la Junta de Castilla y León.

La consejera de Economía y Hacienda recordó que en 2017 fueron casi medio millón de personas las que viajaron a Castilla y León movidas por el enoturismo, lo que supuso un incremento del 16 por ciento, y que generó un volumen de negocio superior a los 20 millones de euros. “Es una actividad muy ligada al territorio, a la gente, que se une a la calidad de los productos que elaboramos aquí, y al turismo, que hay que potenciar”, incidió.

Por su parte, el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, aludió al vino y al turismo como dos actividades que “maridan muy bien”, en especial en una provincia que cuenta con cinco denominaciones de origen, más de un centenar de municipios que están en algunas de estas zonas con marchamo, y cuatro rutas del vino que se han convertido en “cabeza tractora” del enoturismo. Para Carnero, esta feria “va a poner en valor a todas las bodegas” dentro de la dimensión internacional con la que nace.

Además, auguró que se trata de un evento que “viene para quedarse” y que está “altamente cualificada” al ser una cita “eminentemente profesional”. Por ello, ratificó el respaldo por parte de la institución provincial a esta feria a la que deseó “larga vida”.

Por último, el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, elogió el trabajo que está desarrollando el director de la Feria de Valladolid, que está adoptando “decisiones muy interesantes” para el futuro del enclave expositivo, con la búsqueda de “nuevos eventos y nichos” como es el caso de FINE. Puente auguró que este evento hará de Valladolid un buen lugar de encuentro para los profesionales en torno al enoturismo en el sur de Europa dentro de la “apuesta estratégica” de la ciudad por este sector, tras la celebración del Concurso Mundial de Bruselas.

Igualmente, Puente consideró que Valladolid se ha convertido en “el lugar idóneo para albergar lo relacionado con el enoturismo en nuestra tierra en los próximos años”, por lo que dijo estar “muy ilusionado”, de ahí la apuesta “fuerte” que se hará desde el Ayuntamiento de Valladolid para sentar las bases para el inicio del asentamiento en Valladolid del mercado enoturístico del sur del continente. “Tenemos los mimbres para conseguirlo”, confirmó.


Las más vistas