Quintanavides pide pantallas contra el ruido de la AP-1

S.F.L.
-

Hace años los vecinos no las quisieron pero ahora les urge por el nivel de tráfico

La alcaldesa del municipio en el puente que cruza la autopista.

Los vecinos de la pequeña localidad de Quintanavides solicitan a la Demarcación de Carreteras la instalación de unas mamparas traslúcidas en la AP-1 a su paso por las proximidades del casco urbano del municipio. Desde que se liberalizó la autopista el pasado 1 de diciembre, la intensidad del tráfico, sobre todo el de vehículos pesados, se ha visto incrementado considerablemente. 
Este hecho genera un ruido constante que los ciudadanos del pueblo no soportan más. Alguno de ellos afirma que «no pueden tener las ventanas de sus viviendas abiertas porque es muy desagradable». Muy cerca de las inmediaciones del pueblo también pasa el tren y la N-I. 
La alcaldesa, Belén Gutiérrez, manifiesta la urgente necesidad que tienen todos los vecinos en que se incorporen unas pantallas en la vía a lo largo del pueblo. De esta manera se conseguiría eliminar o aminorar el ruido que padecen desde el inicio de la explotación de la autopista, pero que los últimos diez meses se ha visto agravado. «Los fines de semana, festivos y periodos de vacaciones no hay quien aguante el ruido», declara la regidora. 
Algunas viviendas y el casco histórico de Quintanavides se sitúan a unos 10 metros de la AP-1. Algunas viviendas y el casco histórico de Quintanavides se sitúan a unos 10 metros de la AP-1. - Foto: Hay que tener en cuenta que varias casas se sitúan a unos 10 metros de la carretera y el casco urbano a pocos más. Cuando la AP-1 se construyó se expropiaron viviendas que luego tuvieron que ser derribadas para trazar la carretera.
Hace unos años se intentó llevar a cabo el plan de instalar dichas mamparas pero por aquel entonces el pueblo votó que no. Hoy en día las quejas de vecinos e incluso de visitantes son reiteradas. «Es por eso que necesitamos una solución al problema que padecemos de manera urgente», expone Gutiérrez. 
El Ayuntamiento de Quintanavides ha mostrado en más de una ocasión su malestar a la Demarcación de Carreteras del Estado pero nunca ha recibido respuesta. En esta ocasión, la primera edil ha expuesto su caso a Alexander Jiménez, diputado provincial socialista de la zona de Miranda. Ha entregado un escrito que le hizo llegar la alcaldesa de la localidad burebana a sus compañeros de partido en el Congreso. Aunque realmente poco pueden hacer porque no es una gestión que dependa de la institución provincial, sino del Estado. Jiménez considera que es una mala época para cualquier solicitud porque «al no haber gobierno los servicios son los mínimos». 
Asegura que no ha recibido ninguna respuesta y considera «complicado» que la vaya a obtener por el momento ya que las elecciones generales se celebran el 10 de noviembre y esto retrasa los trámites. «Entre que se forma el gobierno, se tome posesión, calculo que como muy pronto hasta el mes de enero no se sepa nada. Es un asunto que depende del Ministerio de Fomento», afirma.Quintanavides es una de las localidades de la comarca que más se han comprometido con la puesta en valor de la Vía de Bayona. Fue el primero de la zona en levantar un monumento al peregrino. Hay un albergue y varios andarines que pernoctan han expuesto su descontento generados por los molestos ruidos de la carretera.