El letrado del asesino de Silvia Plaza ve negligencia médica

F.L.D.
-

Alega que la joven de 34 años pudo morir porque le suministraron algún fármaco en el hospital y no por la brutal paliza que le propinó su defendido. El juicio se celebra

El crimen ocurrió en la calle San Antón, en Gamonal, en abril de 2018

El juicio con jurado popular por el asesinato de Silvia Plaza en abril de 2018 está señalado para el próximo 11 de mayo una vez que se aplazara después de que el acusado, Julián David L., cambiara su defensa tras alegar pérdida de confianza hacia su hasta entonces abogado. Su nuevo letrado solicitó hace unos días ante la Audiencia Provincial su puesta en libertad condicional al considerar que la brutal paliza que propinó a la joven hace casi dos años no fue la causante de su muerte, sino una posible negligencia médica. Eso dejaría la pena, según su opinión, en un delito de lesiones cuya condena ya habría cumplido. 
Gabriel Ruiz, abogado del presunto autor del crimen, defendió que aunque su cliente agredió a Silvia Plaza, no tuvo por qué morir a causa de los golpes, sino porque los médicos podrían haberle «suministrado una dosis farmacológica errónea», ya que su condición de perito -también está colegiado como médico-, le permite creer que «es muy raro que un paciente que ingresa con traumatismos fallezca de un edema cerebral, como sostiene el informe forense». 
Todo esto, reconoce Ruiz, no lo puede sostener con datos científicos e insiste en que es tan solo una hipótesis, pues, recalca, solicitó los informes médicos para corroborar su teoría pero el juez se los denegó. Además, ya no se puede plantear una segunda autopsia que avale la postura que, anuncia, planteará en el juicio popular del próximo 11 de mayo: «El forense tendrá que explicar algunas cuestiones que no cuadran en absoluto con la versión que han dado desde el principio».
Y es que el defensor del presunto asesino de Silvia Plaza no cree que el recurso planteado en la Audiencia para su puesta en libertad prospere porque, confiesa, va a pesar más el hecho de que haya riesgo de fuga, como expusieron tanto las acusaciones popular y particular, y también la Fiscalía, al tratarse de una persona de origen colombiano. Habrá que ver, no obstante, si la crisis sanitaria no vuelve a generar un aplazamiento, aunque este asunto entra dentro de las excepciones al ser una causa con preso.