La brecha salarial crece pese a 5 grandes planes de igualdad

I. ELICES
-

La caída del paro ha afectado en igual proporción a hombres y mujeres. Éstas siguen ganando por goleada a la hora de pedir excedencias por cuidado familiar

La brecha salarial crece pese a 5 grandes planes de igualdad - Foto: Oscar Navarro

Transcurrido un año desde la primera huelga feminista en Burgos no está de más esbozar un balance de los logros que el movimiento ha conseguido en la provincia y en España. Doce meses no son muchos para que el mensaje cale en la sociedad. Las organizaciones convocantes coinciden en que se han producido «pocos cambios» en este tiempo y subrayan que «hay que seguir luchando» por la igualdad de derechos y contra la discriminación.
Y tienen razón, pues la brecha salarial entre hombres y mujeres, lejos de acortarse, se ha acentuado en el último ejercicio, según los datos de los sindicatos UGT y CCOO.  Si hace 365 días la diferencia entre lo que cobraba un hombre y una mujer en un año era de 6.544 euros brutos, en la actualidad se sitúa en 6.756, lo que representa un aumento porcentual del 3,2%.  Además, según resalta María del Carmen Noceda, responsable de Mujer de Comisiones, «la brecha en Burgos -del 29%- es la más alta de Castilla y León, cuya media se halla en el 23%».
Este desfase tiene una explicación, vinculada a la estructura del tejido productivo. En Burgos está asentada cerca del 30% de la industria de la Comunidad autónoma, un sector que históricamente es el que más elevados sueldos paga. Pues bien, la mujer sigue encontrando muchos obstáculos para conseguir un puesto de trabajo en las  grandes cadenas de producción y  sus opciones laborales «se limitan al sector servicios -con remuneraciones más bajas- y al de la Administración pública», según recalca Pablo Dionisio Fraile, secretario general de UGT.
El acceso vedado al sector secundario y sus dificultades para promocionar a puestos directivos -no hay datos en Burgos, pero las organizaciones ponen de relieve los techos de cristal bajo los que se mueven las mujeres- explican que perduren y aumenten las diferencias salariales con los hombres.
No todo son malas noticias. Hace un año eran 5 las grandes empresas -de más de 250 trabajadores- que tenían aprobados planes de igualdad. En estos momentos ya son ocho y solo quedan cinco compañías por firmar esos pactos. Eso sí, a la patronal se le va a acumular el trabajo a partir de ya, porque el Gobierno acaba de dar luz verde a un Real Decreto para ampliar esos planes de igualdad a más negocios, a aquellos que tienen más de 50 empleados». Noceda advierte de que «se trata de un gran avance» y avisa de que los «sindicatos estarán vigilantes para que esta obligación se cumpla, para que les leyes no queden en papel mojado».
No solo se han firmado planes de igualdad en el sector privado, también en el púbico. Así, la Diputación y el Ayuntamiento de Burgos ya cuentan con el suyo y en estos momentos «se está negociando el de la Junta, que ya debería estar aprobado hace muchos años», lamenta Noceda. Y resulta importante ponerlos en marcha, pues en el Consistorio capitalino, por ejemplo, un 77% de los puestos de jefe y de mayor responsabilidad técnica están en manos de hombres.
En un año de caída del desempleo cabría esperar que  se registrara un mayor descenso entre el colectivo con más número de parados, las mujeres, pero no.  La disminución se produjo en idéntica proporción en unos y otros, el 4,2%. Fraile lamenta que «las mujeres siguen teniendo más dificultades para acceder al mercado laboral». Confía en que la iniciativa de este Gobierno de conceder al hombre un permiso paternidad de 8 semanas -y de 16 en 2021- contribuya a suprimir esos obstáculos, pero en todo caso asegura que «habrá que seguir luchando para conseguirlo».
Las cifras de autónomos no son muy distintas a las de hace 12 meses. Sigue habiendo el doble de hombres que mujeres, 18.076 por 9.424. Se han producido cinco altas entre las últimas y tres entre los primeros. Lo cierto es que con la crisis y los problemas de acceso al mercado laboral ellas se han animado más que ellos a abrir nuevos negocios.
Hay sectores de la Administración en que la presencia de la mujer es todavía muy pequeña. El que destaca es el de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Y es que hace solo 40 años que abrieron sus puertas a las féminas. Así, en la provincia hay 60 agentes mujeres de la Policía Nacional, cerca del 14% del total. En el caso de la Guardia Civil son 59, pero representan el 8% del total de efectivos desplegados en territorio burgalés. En la última festividad del Instituto Armado, el jefe de la Comandancia, el teniente coronel Alfonso Martín, lamentó que el Cuerpo no despertara más interés entre el colectivo femenino y se comprometió a analizar las causas para revertir la situación. En el caso de la Policía Local hay 12 mujeres, un 6%.
Ya hace tiempo que en la provincia hay más juezas que jueces, pero ellas tienen menos representación en los órganos colegiados. En los juzgados de base hay 35 mujeres y 18 hombres. En la Audiencia Provincial ellos ocupan siete plazas -y todas las presidencias de sección- y ellas cuatro. En el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León hay 7 magistrados y cinco magistradas. Éstas presiden dos salas, la de lo Social y la de lo Contencioso Administrativo.  Hay que decir que la fiscal jefe superior de la Comunidad es mujer.
Todos estos datos revelan que «todavía queda mucho por hacer», pero al mismo tiempo «algo se está moviendo en la sociedad» para posibilitar el cambio. En todo caso, los sindicatos y las organizaciones feministas subrayan que para  «seguir avanzando «no se puede retroceder ni un ápice y que habrá que seguir luchando y saliendo a la calle».
La presidenta de La Rueda, Laura Pérez, agradece las modificaciones legislativas contra la discriminación de la mujer, pero advierte de que «los cambios reales son más lentos, dependen de la educación y se consiguen poco a poco».
Y hoy, huelga de dos horas convocada por los sindicatos y de 24 horas por los movimientos feministas. Los primeros se concentrarán a las 12 del mediodía en la Plaza Mayor pero a las 20 horas participarán en la gran manifestación convocada en la Plaza del Cid de la capital burgalesa.