Solo 8 edificios en riesgo de ruina salen de la lista roja

R.P.B.
-

Burgos, junto a León y Soria, es la provincia de la región con más patrimonio en mal estado y en peligro de desaparición, según denuncia Hispania Nostra

Solo 8 edificios en riesgo de ruina salen de la lista roja

Patrimonio por doquier y no todo el celo del mundo en protegerlo. Así podría resumirse la cuestión de todos los inmuebles de valor artístico que integran la tristemente famosa ‘Lista roja del patrimonio’, ese Pepito Grillo de las administraciones que lidera el colectivo Hispania Nostra. Un mes sí y otro también pasan a incluir tan ruinoso inventario nuevos edificios. Pero ¿cuántos abandonan ese catálogo ominoso? En los últimos diez años lo han hecho ocho, permaneciendo nada más y nada menos que 27 marcados en rojo. Burgos es, junto a León y Soria, la provincia con más patrimonio en peligro. El último en salvarse de una ruina segura ha sido el arco de La Llana de Cerezo de Riotirón, que está en la lista verde  por haber sido trasladado de su anterior ubicación, en el paseo de la Isla, al Monasterio de San Juan. "Se ha realizado una pequeña restauración para consolidar el conjunto, eliminando todos los elementos no originales y aligerando el conjunto. El resto de restos de la iglesia, anteriormente en el mismo paseo, hoy se encuentran en el museo de Burgos para evaluar su estado y en el futuro exponerlos, aprovechando la ampliación del museo", explica Hispania Nostra.

Antes que éste, pasó a la lista verde una joya patrimonial de la primer orden, la iglesia de San Clemente de Huidobro,  restaurada a través de la aplicación del ‘Convenio Goteras’, acuerdo con el que la Diputación Provincial y el Arzobispado colaboran en el mantenimiento de los templos de la provincia. Se trata de una bellísima iglesia que conserva de la fábrica románica del siglo XII la hermosa cabecera, la portada y una parte del tramo occidental de la nave. El resto es posterior, del siglo XVI. Por fin está también en la lista verde el Castillo de Santa Gadea del Cid, retirado de la lista roja en 2018 tras las actuaciones de restauración que se centraron en la rehabilitación de la muralla, elemento que destacaba por su deterioro excesivo, en la limpieza mural en profundidad para evitar la destrucción y para prevenir la aparición de vegetación en ésta, y en el saneado y ajuntado de mampostería, retirando previamente mampuestos sueltos en mal estado, y reponiéndolos por mampuestos recuperados de la muralla con las mismas características y en mejor estado. La limpieza general también abarcó la maleza que cubría el castillo -gran cantidad de arbustos- y la mejora del drenaje, para evitar inundaciones y el surgimiento de más vegetación. Asimismo, se intervino en la Torre del Homenaje.

El hermosísimo monasterio de Rioseco también ha salido de la lista roja tras años incluido en ella. "Desde 2008 se han llevado a cabo labores de limpieza, desescombro y albañilería. En 2012 se recuperó el claustro y se reconstruyó la sala capitular y parte de las escaleras de entrada a la iglesia. Este septiembre finalizó la recuperación de la cilla del monasterio, se ha consolidado la bóveda y colocado nuevas estructuras de madera y teja árabe. Los trabajos han sido financiados por las aportaciones de miles de personas a partir de visitas guiadas, talleres, conciertos y un proyecto de micromecenazgo en Todos a Una (plataforma de micromecezago de Hispania Nostra), y sin duda gracias a la labor de centenares de voluntarios que han trabajado y siguen haciéndolo para que la recuperación del monasterio sea posible. Es un claro ejemplo de participación ciudadana", sostiene Hispania Nostra.

Respecto a los restos de San Antón en Castrojeriz, "están consolidados y el uso de éste como albergue de peregrinos hace que esté en continuo mantenimiento. La Asociación Hospital de Peregrinos San Antón sigue presentando proyectos a todas las instituciones y buscando financiación para poder restaurar y continuar engrandeciendo las ruinas". En la iglesia de Encío se invirtieron 125.000 euros para hacer un cerramiento, un hormigonado de la bóveda, eliminar grietas y sustituir las cubiertas y tejados. La iglesia de San Sebastián de Quintana del Pino se salvó gracias a obras en la cubierta qye subsanaron los problemas de grietas y humedades interiores; la pequeña ermita medieval de Castrorrubio pasó a lista verde por iniciativa y con el apoyo de los vecinos y asociaciones.