El Camino nos acerca a Corea

G. Arce / Burgos
-
Jorge Mijangos (c.) habló en la UBU del gran potencial que esconde Corea del Sur para España. - Foto: Luis López Araico

El diplomático burgalés Jorge Mijangos asegura que el interés por la Ruta Jacobea, el aprendizaje del español y el vino de calidad son los ámbitos de mayor crecimiento en este país asiático, con un «dinamismo y una energía brutal»

 
El creciente atractivo del Camino de Santiago y también el afán por aprender el español y el gusto por el vino de calidad están situando poco a poco a Burgos en el mapa mental de los coreanos del Sur. Pero la lejanía -más de 10.000 kilómetros nos separan- y la alargada sombra de los otros dos gigantes asiáticos -China y Japón-, aún nos ocultan un país y una economía con un «dinamismo y energía brutal».
Así lo analizó ayer el diplomático burgalés Jorge Mijangos Blanco, consejero cultural y cónsul de la Embajada de España en Seúl e hijo del óptico y expresidente de Cajacírculo José Ignacio Mijangos, que pronunció una conferencia en el Salón de Grados de la Facultad de Económicas organizada por el Centro de Lenguas Modernas de la Universidad de Burgos. 
Mijangos, que lleva dos años y medio en Seúl, destacó que hay un «creciente interés por lo español» en aquel país, sustentado en el aprendizaje de la lengua (que ha superado al chino en interés y está solo por debajo del inglés)y el mercado de 500 hispanohablantes que les abre. Por otro lado, para los coreanos España es un puente hacia el pujante mercado económico latinoamericano. «Están muy interesados en este ámbito, pero tienen dificultades con el idioma y la cultura, por lo que quieren aprovechar el saber hacer de las empresas españolas que llevan muchas décadas en América».
El diplomático destacó que Corea del Sur es también una oportunidad para las empresas españolas:«No es un país tan grande como China ni tan poderoso como Japón, pero es una economía creciente que empieza a competir con las otras dos tanto desde el punto de vista económico, político y cultural. Además es un mercado nuevo, con las ventajas e inconvenientes que esto tiene», explicó. El Grupo Antolín es la principal presencia empresarial burgalesa en aquellos lares, en los que la UBU también intenta tener presencia con acuerdos de colaboración con universidades locales.
 
turismo. El pasado año visitaron España 150.000 coreanos, para muchos el gran atractivo es el Camino de Santiago (más de 2.600 lo recorrieron cuando hace apenas unos años no lo hacía casi ninguno). «No hay ningún coreano que no recuerde el paso por Burgos en su peregrinaje, por su patrimonio y su gastronomía», constata el diplomático, que recordó en este último ámbito que el pasado año 128 bodegas españolas visitaron Corea en misión comercial. «También están descubriendo la cultura del vino, aunque España va en este campo por detrás Francia, Argentina o Chile». 
A nuestro favor, culminó, está la pasión de los coreanos por todo lo español, por nuestra cultura y nuestra forma de ser, vivir, comer y divertirnos.