15 años dando vida a la Tesla

A.C.
-

El plato estrella de la programación de Tesla Viva es el Festival Nofugrass, que los pasados 26 y 27 de julio llenó Nofuentes de amantes de la música tradicional norteamericana y del baile

Foto de grupo de los integrantes de la asociación Tesla Viva. - Foto: DB

El desgraciado incendio vivido en la Sierra de la Tesla en 2003 estuvo en el origen de la Asociación Cultural Tesla Viva. Aquella calurosa noche del 4 al 5 de agosto en que el fuego avanzaba inexorable y los vecinos de Mijangos tuvieron que abandonar sus casas, desalojados por las fuerzas de seguridad, removió muchas conciencias en el entorno y especialmente en Nofuentes, donde el fuego también estuvo a las puertas de las casas. «Fue el detonante para pasar de las palabras a la acción», recuerda  Marta Quintanilla, secretaria de la Asociación Tesla Viva, quien recuerda que aquel día «fue tremendo, con familia de Urria y Mijangos durmiendo en casa».
Antes del incendio, en muchas tertulias de verano surgía el debate de hacer tal o cual cosa. En 2004, meses después del paso del fuego que arrasó 1.044 hectáreas de monte, nació la asociación y aquellas tertulias comenzaron a materializarse en hechos. Tras quince años, la Sierra de la Tesla se ha regenerado de forma natural, como vaticinaron los expertos y Nofuentes y Cuesta Urria han ganado un colectivo, entre los más activos de la comarca.
Los objetivos medioambientales siempre han estado en su punto de mira. Por ello, la adecuación de al zona de la ribera del Nela, conocida como la Boca, fue una de sus primeras tareas. La asociación comenzó limpiando de maleza el entorno, lo valló, instaló columpios, renovó hasta por dos veces su icónico trampolín de hierro y aún ahora sigue reponiendo columpios robados. Mientras, el Ayuntamiento de la Merindad de Cuesta Urria contribuye desde hace unos años en la limpieza anual. Además, cada agosto se organiza la Bajada del Nela para reivindicar este espacio natural único.
En su andadura, la asociación con unos 80 socios, ha sido protagonista de protestas contra la Autopista Dos Mares, «que atravesaba la zona de especial protección para las aves de la Tesla y las riberas del Nela», como recuerda Quintanilla o contra el fracking. En el plano ambiental, Tesla Viva también promueve la micología con unas jornadas que cada año reúnen a cerca de un centenar de personas para salir al monte y a más de 200, para degustar las setas cocinadas. Serán una vez más los próximos 1, 2 y 3 de noviembre. Durante el año se continuarán realizando subidas a la Tesla, al Pico Humión o al Castro Valnera.
Ya en mayo Tesla Viva se volverá a ocupar de la celebración de San Isidro, una festividad que ha logrado revitalizar. Asimismo, volverá a participar en las fiestas de San Pedro y traerá el Festival de Títeres a Nofuentes junto con la Asociación Peña Kilómetro 12. Pero el plato estrella de su programación es el Nofugrass Fest, un festival de música bluegrass que los pasados 26 y 27 de julio llenó Nofuentes de amantes de la música tradicional norteamericana y del baile. Quintanilla admite que este año, en el que pensaron que la lluvia les dejaría sin festival, lo que les desbordó no fue el agua, sino la afluencia de público, a pesar de la apretada agenda de la comarca con la que competían. El verano seguro que repiten éxito.