scorecardresearch

En defensa del románico

Gadea G. Ubierna / Burgos
-

La Junta diagnosticará el grado de deterioro de la iglesia de Aguilar de Bureba y ampliará el entorno de protección de la ermita de San Pantaleón de Losa • Además, se trabaja en las declaraciones BIC de Sasamón y Briviesca

Patrimonio quiere ampliar el radio de protección de la ermita de San Pantaleón de Losa, en el Valle de Losa. - Foto: Luis López Araico

Se cuenta por lustros el tiempo transcurrido desde que los vecinos de Aguilar de Bureba (con su alcalde, José Luis Martínez, a la cabeza) reivindicaron por primera vez que la Junta en general y la Consejería de Cultura en particular prestaran un poco de atención a la iglesia del pueblo, su joya románica, declarada Bien de Interés Cultural en 1983. Y parece que, después de muchas quejas, muchas conversaciones más bien subidas de tono y mucho malestar, sus plegarias han sido por lo menos escuchadas, porque fuentes oficiales de la Consejería aseguran que Patrimonio está «elaborando un estudio de diagnóstico y propuesta de la iglesia de Aguilar de Bureba». No es el único templo románico de la provincia protegido con la distinción BIC en el que los técnicos de la Consejería consideran oportuno detenerse, también lo han hecho en la ermita de San Pantaleón de Losa, ubicada en el municipio homónimo del Valle de Losa, aunque en esta ocasión para «delimitar un entorno de protección».

El derrumbe de parte de la torre de la iglesia de Navas de Bureba hace algo menos de un mes ha sido la gota que ha colmado el vaso en la próxima Aguilar de Bureba, en la que están viendo que su patrimonio cultural va a correr el mismo camino. «Lo que ha pasado en Navas, perfectamente podría ocurrir aquí porque como falla la cimentación, el peso acabará venciendo a la iglesia. Y parece que es a lo que están esperando, a que se venga abajo para hacer algo», lamenta el alcalde de Aguilar, José Luis Martínez, en alusión a la Junta y visiblemente contrariado por el asunto. Es más, afirma estar casi «al límite», porque «llevo 28 años como alcalde y reivindicando que se arreglara la iglesia, pero estoy viendo que no lo voy a ver solucionado», recalca con amargura.

El principal problema que, según apunta el alcalde, tienen en este momento es que falla la cubierta y, si llueve, los feligreses se mojan. «El agua corre como quiere. Y esta no es una iglesia de misa semanal, es de misa diaria. Ala gente le cuesta creerlo, pero de 60 vecinos que tiene el pueblo, hay quince que oyen misa cada día», apunta. Este periódico ya ha publicado imágenes de la nave central de la iglesia con cubos para recoger el agua, pero, al no haber cambios al respecto, Martínez destaca que la situación está yendo a peor. Yeso que los dos últimos inviernos no han sido de nevadas copiosas y la cubierta, aparentemente, no se ha deteriorado tanto como hubiera ocurrido en otra situación. «Con dos años de nieve y agua, se cae, eso está claro», insiste Martínez.

El hecho de que la iglesia románica sea Bien de Interés Cultural desde hace más de treinta años significa que solo la Junta, y en concreto Patrimonio, tiene la potestad para intervenir en ese monumento, rehabilitarlo o modificarlo. Y si Patrimonio hace dejación de funciones, bien por falta de presupuesto o de interés, el Ayuntamiento de la localidad en cuestión no puede suplantar y asumir lo que el otro no hace. Y eso es algo que también irrita sobremanera a los vecinos y alcalde de Aguilar. «Si no hubiera sido BIC, hace años que le hubiéramos puesto remedio con aportaciones voluntarias, como hicimos con la ermita del pueblo», continúa Martínez.

Tampoco la decisión de Patrimonio de encargar un estudio de diagnóstico parece haber aplacado los ánimos del vecindario, porque cabe la posibilidad de que se concluya que el grado de deterioro no es lo suficientemente alto como para intervenir de inmediato. En este sentido, fuentes de Cultura apuntan que «en los últimos años los Bienes de Interés Cultural de Burgos han sido objeto de cuantiosas inversiones y, aunque el mantenimiento es necesario y algunos podrían requerir intervenciones de conservación, no nos consta ninguna situación de especial emergencia».

Briviesca y Sasamón

En este sentido, la decisión de actuar en el límite de protección de la ermita de San Pantaleón de Losa no se enmarca dentro de un plan de actuación de emergencia, sino que es más bien un paso más en la rutina de conservación de los Bienes de Interés Cultural. Algo en lo que, como destacan desde la Consejería de Cultura, se trabaja de manera permanente.

De igual manera que, según dicen, el personal de Patrimonio trabaja de continuo en los muchos expedientes abiertos desde hace décadas para declarar BIC a otros tantos monumentos y conjuntos históricos de la provincia, pero que parace que nunca terminan de cerrarse. En concreto, fuentes de la Consejería afirmaron estar trabajando en la declaración del conjunto histórico de Briviesca (iniciado hace 31 años) y en el de Sasamón (que se abrió en 1982). En la Consejería reconocen que el proceso es largo, pero destacan que desde el momento en el que se incoan cuentan con la misma protección que cualquier otro bien cuyo expediente se ha llevado a trámite y se ha publicado de manera definitiva en el Boletín Oficial del Estado. Estancadas están también las declaraciones del Eremitorio Mozárabe Cuevas de San Andrés, los cascos históricos de Espinosa y Villasana, de Huérmeces y Villasandino, entre otros tantos.