El Procurador pide que se vigile la pediatría rural

B.A.
-

Responde a la queja elevada por familias de Peñaranda que alertaba de la falta de este especialista y de sus consecuencias

El Consultorio de Peñaranda tiene adscritas 31 tarjetas sanitarias.

La falta de profesionales médicos y su no sustitución también afecta a la población infantil, aquella cuyo médico de referencia es el pediatra. Ante una evidente ausencia de atención en este servicio durante los meses de octubre y noviembre del 2018 por causas que no conocían, un grupo de familias de Peñaranda de Duero elevó una queja ante el Procurador del Común explicando que se veían obligados a acudir al Servicio de Urgencias del Hospital Santos Reyes de Aranda con las consecuencias de colapso que esto suponía debido a un mal uso del servicio. Además de soportar largas colas con bebés y el riesgo de contraer infecciones. 

Una vez admitida esta queja a trámite y tras realizar la investigación, el Procurador ha invitado a la Junta de Castilla y León a realizar un estudio exhaustivo de las necesidades de los pacientes pediátricos del Centro de Salud de Peñaranda de Duero procediendo a arbitrar soluciones para las carencias que se observen, evitando así que los menores residentes en zonas rurales se encuentren en peor situación sanitaria que los que lo hacen en zonas urbanas o mejor comunicadas. 
Igualmente, solicita al órgano competente que realice también un estudio de futuro a fin de planificar las necesidades pediátricas de las zonas rurales, tomando como referencia no solo el número de usuarios sino también el derecho de los mismos a recibir la atención sanitaria en condiciones de igualdad. 

Como tercer punto de su resolución, el Procurador del Común pide que a más largo plazo, se proceda a estudiar la forma de incentivar a los facultativos para cubrir adecuadamente las plazas de pediatría en el mundo rural, garantizando así el derecho a la asistencia de los menores en igualdad.

A 1 de enero de 2019, el Consultorio de Peñaranda de Duero tenía adscritas 31 tarjetas sanitarias de menores de 14 años, del propio Peñaranda y de pueblos de su alrededor. Su pediatra de referencia pasa consulta tres días en semana en el Centro de Salud de Aranda Rural, y también acude a Roa dos días en semana y a Huerta de Rey cada quince días para atender a la población pediatría. El hecho de que durante un tiempo prolongado, según recoge la resolución, estuviera ausente y sin sustituir, obligaba a los padres a llevar directamente a sus hijos al Servicio de Urgencias del Hospital. En este sentido, la resolución recoge que «las distintas gerencias tienen la responsabilidad de organizar y tomar decisiones con los recursos que tiene a disposición, tratando de gestionar de forma óptima teniendo como prioridad garantizar una adecuada prestación sanitaria a la población. 

Médicos de familia. Cuando el pediatra no está, además de a Urgencias del Hospital, los padres recurren a los médicos de familia para que atiendan a sus hijos. El Procurador asegura que no duda sobre la capacidad y competencia de los facultativos de Atención Primaria, pero considera que un equipo está incompleto sin pediatra y que esta debería de ser una situación excepcional que es preciso subsanar lo antes posible. 

Pablo Oyagüez, pediatra y representante sindical de CSIF, alerta también del peligro de este cambio de cromos, donde no se puede equiparar la formación especializada de los pediatras a la de otras disciplinas médicas. «No se debe aceptar que cualquier profesional puede ser válido para tratar a los niños. Una cosa es que te adaptes a lo que te ofrecen y otra cosa es que se pierda la perspectiva de lo que deberíamos tener como un estándar de calidad. Parece que en esas zonas en las que no se encuentran pediatras acaban resignados a que no hay y a que todo vale, y nosotros entendemos que eso no está bien».

Cuando Oyagüez habla de «zonas donde no se encuentran pediatras» se refiere al ámbito rural, donde estos especialistas no quieren ir. «La solución pasa por poner mejores condiciones laborales para que los pediatras vengan a trabajar a los pueblos. Que se incentive con dinero y con puntos y que se ofrezcan traslados de forma anual. Tal y como están las cosas prefieren trabajar con peores condiciones en un hospital o fuera de España que acudir a centros rurales», alerta.


Las más vistas