Perfil de la maltratada: mujer urbana de entre 31 y 45 años

Ical
-

La Consejería de Familia, Alicia García, anuncia como novedad la creación de los informes de valoración social y diez nuevas prestaciones de apoyo a las víctimas en el catálogo de Servicios Sociales

La consejera de Familia, Alicia García, junto al Gerente de Servicios Sociales, Carlos Raúl de Pablos. - Foto: R. Valtero (Ical)

El perfil del maltrato responde en Castilla y León a una mujer de entre 31 y 45 años que reside de forma mayoritaria en núcleos urbanos y sufre a la vez una mezcla de violencia física y psíquica. Así se refleja en los informes de valoración de la violencia de género (Invige) analizados en la reunión de hoy por la Sección de Género de la Consejería de Familiae Igualdad de Oportunidades.

Tal y como explicó la consejera Alicia García, la elaboración de los informes sociales ha permitido, por primera vez, conocer con detalle datos y perfiles de estas mujeres. “Saber con más detalle estas situaciones nos permite poner el acento en las víctimas con un riesgo alto y trabajar paralelamente con la Delegación del Gobierno, la Fiscalía y otros organismos. Todo ello está sirve para adecuar y orientar las actuaciones según necesidades y preferencias de quien padede maltrato”, significó.

En el año 2018 se han generado 1.238 nuevos informes a través del Ingive, de los cuales permanecen activos actualmente 1.834. De ellos se desprende que por tipos un 45 por ciento de mujeres han sufrido violencia física y psicológica a la vez; un 27 por ciento psicológica; un ocho sexual; un 4,3 por ciento física; y se han detectado ocho víctimas de trata de mujeres.

Si se atiende las víctimas de violencia de género especialmente vulnerables, hay un 15 por ciento que son inmigrantes, un cinco por ciento mujeres con discapacidad, un tres por ciento son de etnia gitana; y un 2,8 por ciento tienen problemas de drogodependencias.

Por edad, la mayor parte de las víctimas, un 47,3 por ciento, se encuentra entre los 31 y los 45 años, seguida de las mujeres entre los 10 y los 30 años con un 21,9 por ciento; la de mayores de 65 con un 4,5 por ciento; y la franja con menor número de víctimas es la de menores de 18 años, con un 0,5 por ciento. Finalmente, por su lugar de residencia, el 58,2 por ciento viven en el medio urbano y el 41,8 por ciento en el rural.

Un año de intenso trabajo

García destacó que 2018 ha sido “un año de trabajo intenso de todos los agentes implicados” en el modelo integral ‘Objetivo Violencia Cero’. En la Sección de Género del Observatorio de Castilla y León están representadas varias consejerías de la Junta de Castilla y León -Familia e Igualdad de Oportunidades, Educación y Sanidad-; la Federación Regional de Municipios y Provincias de la Comunidad, la Delegación del Gobierno; las universidades públicas; CCOO.; UGT, Cecale, Asaja; y las federaciones de asociaciones de mujeres de Castilla y León.

La consejera incidió especialmente tres actuaciones que marcan las novedades y avances en materia de violencia de género como los informes de valoración social de las víctimas, diez nuevas prestaciones de apoyo a las víctimas en el Catálogo de Servicios Sociales y la regulación del funcionamiento de los centros y casas de acogida.

En el caso de los informes de valoración de la violencia de género (Invige), son realizados por los coordinadores de caso con el apoyo de los profesionales de los equipos multidisciplinares, y ofrecen una valiosa información a la hora de tomar decisiones y atender a las necesidades de las víctimas.

“Se realiza de forma personalizada para cada víctima y en él se refleja su situación personal, familiar y laboral, los apoyos que necesita para ella y sus hijos e hijas y el riesgo social que tiene”, apuntó García.