Cráneos al aire al caerse la tapia del cementerio de Cerezo

JESÚS ALCALDE DE HOYOS
-
Cráneos al aire al caerse la tapia del cementerio de Cerezo

Mientras los vecinos piden que se levante la pared y se recojan los restos óseos, la parroquia y el Ayuntamiento siguen sin actuar

Por encima del arroyo de Rudera y debajo de las ruinas de la iglesia de Santa María de Villalba, ubicado en la cumbre del caserío del pueblo de Cerezo de Río Tirón y junto a un depósito de agua, se localiza el cementerio antiguo de la localidad,  que ordenado en su estructura y limpia la explanada que acoge multitud de enterramientos, todos ellos debidamente señalizados con cruces de madera o antiguas lápidas, ha visto cómo se ha desprendido parte del tapial que recorre su perímetro. Hace ya semanas que tuvo lugar ese derribo y son muchos los vecinos que piden que se actúe en el lugar.
El motivo del hundimiento ha sido provocado, probablemente, por efecto de las aguas pluviales con cesión del terreno, dada la naturaleza de éste. En todo caso, la pérdida parcial de la pared ha supuesto que queden al descubierto múltiples restos óseos de sepulturas que se localizaban en esa parte del camposanto; unos han caído al valladar y otros aparecen agarrados a la zona desprendida, lo que hace temer que, ante próximas lluvias o nuevos desprendimientos, p esos restos puedan caer también.
El acceso al valladar no es difícil ni para personas ni para cualquier tipo de animal y, que esto sea así  preocupa y está causando dolor a un buen número de vecinos que, teniendo o no antepasados suyos allí enterrados, lamentan que se estén dejando pasar los días y las semanas y no se actúe en consecuencia, tanto para reservar los restos allí alojados como para cubrir el talud en condiciones y evitar más desprendimientos que puedan seguir dejando restos al descubierto de los vecinos desaparecidos de Cerezo de Río Tirón.
La única actuación que en este tiempo se ha llevado a cabo es que el hueco que ha dejado el tapial desprendido, por el interior del recinto del cementerio, ha sido protegido por una valla sencilla que, por supuesto, no evita la preocupante y dolorosa imagen que ofrece el derrumbamiento ni la posibilidad de más caídas, tanto del muro que sigue en pie como del terrero que contiene otros enterramientos. Y es que quienes pasan por allí, confirman que es muy inestable y que no es difícil que haya más derrumbamientos.


Otro camposanto. Desde hace años, Cerezo de Río Tirón cuenta con otro cementerio, que se construyó frente a la carretera BU-720, y en el que los servicios funerarios se realizan con total normalidad.
Sin embargo, la situación actual del cementerio antiguo provoca «cierta angustia» al vecindario, como algunos de ellos lo definen, que desea su pronta restauración perimetral y la recogida de los restos ahora esparcidos por toda la ladera y que se han ido incrustando entre piedras y maleza, provocando una imagen poco gratificante, además del riesgo sanitario y de que los animales ser acerquen por el lugar.
El sacerdote que atiende la parroquia de Cerezo de Río Tirón, se ha interesado pro el tema y ha visitado el lugar para ver el terreno y comprobar su estabilidad, pero asegura desconoce si la parroquia tiene competencia, toda vez que el cementerio es titularidad municipal. Según dice, cree que no, pero se muestra dispuesto a hacer lo que haga falta para recoger los restos y poner orden en el lugar. En este sentido, el sacerdote se ha acercado al Ayuntamiento para hablar con el regidor, aunque no ha sido posible después de veinte minutos de espera, según el mismo relata.
Lo que parece evidente, de cualquier manera, es que es un tema que hiere muchas sensibilidades y que Ayuntamiento y parroquia deben buscar, en función de las competencias de cada uno, la fórmula de resolver la situación, incluso con un llamamiento a los «probables familiares» de personas enterradas en esa zona de camposanto, y que se recojan los huesos en un nuevo enterramiento.