El turismo aumenta un 10% y alcanza los 110.000 visitantes

S.F.L.
-

Poza es la localidad cuyo porcentaje de turistas más ha crecido durante este verano respecto al pasado, llegando a los 7.500. Frías ha recibido desde principio de año a 59.170 personas

El monasterio es propiedad de Iesu Communio. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

El turismo en la comarca burebana se ha incrementado en una media de un 10% en lo que va de año y ya alcanza los 110.000 visitantes. Las cifras ofrecidas por las cuatro Oficinas de Turismo existentes, que se encuentran ubicadas en Frías, Oña, Poza de la Sal y Briviesca, certifican que el trabajo de promoción turística desempeñado por los municipios está dando su fruto.
Poza registra un aumento del 20% de personas que han pasado por el punto de información para visitantes durante la época estival con respecto al año pasado, y la convierte en la localidad burebana que más ha aumentado el porcentaje de la crecida turística, pasando de los 6.000 individuos del verano de 2018 a los 7.500 de este. 
Según el encargado de gestionar la Oficina de Turismo de la villa salinera, el que se haya instalado un nuevo centro informativo en la Plaza Nueva ha servido para «atraer más la atención de la gente que llega y solicitar los datos que necesita». Lo que es especialmente llamativo es que la mayoría de los burgaleses que se trasladan hasta Poza, no habían estado antes y prácticamente no tenían nociones de lo que descubrirán en sus calles.
El turismo aumenta un 10% y alcanza los 110.000 visitantesEl turismo aumenta un 10% y alcanza los 110.000 visitantesLa ciudad más pequeña de España, Frías, sigue encabezando la lista de los municipios más visitados en La Bureba. En lo que va de año, cerca de 59.200 personas se han dejado seducir por los encantos de la localidad medieval, incluida dentro de la Asociación Los pueblos más bonitos de España. La entrada en esta lista fue un paso importante que dio el Ayuntamiento, que desde hace más de 20 años apuesta por el turismo de interior. 
Desde que forma parte de la entidad las visitas se han disparado de manera vertiginosa. En los meses de verano se han contabilizado cerca de 34.200 turistas, llegando casi a triplicar la cifra de 2013, que fueron unos 13.400.
Oña ofrece un importante patrimonio cultural al viajero. En la iglesia de San Salvador descansan los restos de condes y reyes que formaron parte de la historia de Castilla hace más de 1.000 años. El pasado año, más de 21.000 interesados realizaron la visita. El número de foráneos se ha disparado hasta los 8.900 entre junio, julio, agosto y septiembre, la mayoría procedentes del País Vasco y Madrid, aunque el público extranjero también es muy visible. El párking de caravanas se ha convertido en un reclamo importante para personas que quieren pasar unos días por la zona y ya sea invierno o verano, la mayoría de días es utilizado.
Briviesca, la capital de La Bureba, también recibe más turistas cada año, destacando como es normal los meses de verano. En agosto 12.986 personas han solicitado información en la Oficina de Turismo, situada en la Plaza Mayor. Desde el mes de enero se han acercado hasta la ciudad unas 31.500 personas. «El área de autocaravanas recibe todos los días del año gente y podemos decir que el 80% de los usuarios son extranjeros», declaran las técnicos. 
SERVICIOS Y ALOJAMIENTOS.

La comarca dispone de unas 1.300 plazas de alojamientos turísticos repartidos por las distintas localidades. Hoteles, hostales, albergues, apartamentos, casas rurales o posadas, hay oferta para todos los gustos y bolsillos. Uno de los mayores inconvenientes con el que se encuentran los turistas es que en las localidades más grandes, no hay suficientes locales para comer o cenar. Muchas de esas personas se tienen que ir a otros pueblos e incluso ciudades cercanas para poder llenar su estómago. Los hosteleros afirman que hay temporadas que la afluencia es tan alta, que «no dan a basto a atender a todos».

CONVENTO DE SANTA CLARA.

El claustro gótico del convento de Santa Clara de Briviesca forma parte desde el 26 de septiembre de la Lista Roja del Patrimonio Español y con él son ya 28 el número de bienes de la provincia dentro del catálogo. Los promotores del listado explicaron que el claustro «necesita una restauración ya que es el espacio peor conservado». 
El conjunto conventual, fundado en 1512 por Mencía de Velasco, hija de los condestables de Castilla, se compone de dos claustros, iglesia, hospital y dependencias monásticas habituales. Los elementos de más interés artístico son la iglesia y las obras de arte que contiene, el patio herreriano del hospital y el claustro gótico-renacentista del convento. 
Las razones por las que se ha incluido en la Lista Roja es por los desprendimientos de elementos decorativos y estructurales y el desvirtuamiento de la estructura. El monasterio fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 1931. Desde el 2005 permanece cerrado a las visitas porque las monjas que residían en él se trasladaron a Lerma.