La enésima resintonización de la TDT llega a la provincia

H.J.
-

Los primeros municipios estrenaron el día 11 el cambio de frecuencias en la televisión sin más problema que la necesidad de reordenar la programación con el mando a distancia

Un instalador profesional, adaptando un sistema de recepción colectiva en Salas de los Infantes. - Foto: f2estudio

El lunes y el martes de hace dos semana los vecinos de Palacios de la Sierra se inquietaron porque algunos canales habían desaparecido de sus televisores. Durante los días 11 y 12 de febrero, en varias localidades de la provincia de Burgos cercanas a Soria entró en vigor el llamado Segundo Dividendo Digital, con el que se modifica la frecuencia de emisión de la Televisión Digital Terrestre, y la consecuencia fue un pequeño revuelo.

"Nos extrañó porque se dejaron de ver La1 y La2, y normalmente las que dan problemas por aquí son Antena 3 o Telecinco", explica Estíbaliz Llorente, exalcaldesa de Palacios. "Pero enseguida se empezó a correr el rumor de que simplemente había que resintonizar, lo hicimos y no ha habido más problemas".

De esta forma tan sencilla explican los serranos las consecuencia de haber sido los pioneros en la provincia de Burgos de este cambio de frecuencias, impulsado desde el Gobierno central para hacer ‘hueco’ en el espectro de emisiones y permitir el despliegue de las futuras redes de telecomunicaciones ultra veloces 5G. 

Se trata de la cuarta resintonización obligatoria de la TDT a lo largo de la última década. La primera llegó con el apagón de la ‘vieja’ televisión analógica en 2010 y después hubo cambios de frecuencias en 2012 y 2014, siempre para facilitar la implantación de nuevas tecnologías.

Esta vez, un grupo de ocho municipios cercanos a la provincia de Soria y dependientes de su área geográfica se han convertido en conejillos de indias de esta novedad tecnológica, que salvo incidencias imprevistas se reduce a la necesidad de resintonizar el televisor y que desde el 17 de febrero hasta el mes de junio (en fecha todavía por cerrar) ya está en fase de implantación para el conjunto de la provincia.

Desde Canicosa, su alcalde Ramiro Ibáñez también confirma que no han detectado ningún problema mientras que en Quintanar, la regidora Montserrat Ibáñez cuenta que la única queja reseñable de los vecinos es "el desconocimiento general" pese a las campañas informativas que el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital está llevando a cabo en las últimas semanas.

Los vecinos que habitan en casas unifamiliares (así es la mayor parte del parque de viviendas de la provincia, salvo en las grandes localidades) no deberían preocuparse por nada, puesto que muchos de ellos ni siquiera tendrán que resintonizar su televisor. 

Los bloques comunitarios, sin embargo, sí que tendrán que llevar a cabo una adaptación de la antena, para lo que previamente deben contactar con un instalador, pero una vez solventado este problema tampoco tendrán que hacer nada más que reorganizar los canales con el mando a distancia. 

El diputado provincial de Nuevas Tecnologías, Arturo Pascual, explica que "en la mayoría de los repetidores hay una doble resintonización que va a durar seis meses" y que poco a poco se irán adaptando por fases para que no haya pérdidas de señal, aunque en aquellos casos que pueda haber problemas la previsión es ir avisando a los alcaldes.

La próxima zona de la provincia en la que entrará en vigor el cambio de frecuencias serán los municipios de Berberana y Junta de Villalba de Losa, ambos limítrofes con Vizcaya, este miércoles, 3 de marzo. Mientras tanto, en emisión simultánea queda el resto de la provincia de Burgos, que en principio tiene de plazo hasta el inicio del verano para adaptar sus antenas o preparar los televisores.