Un abril en blanco condena al cierre a 50 autónomos cada día

David Alonso
-

Castilla y León pierde más de 1.500 afiliados en un mes, los mismos que entre enero y septiembre de 2019, aunque la caída se sitúa por debajo de la media

Un abril en blanco condena al cierre a 50 autónomos cada día - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

Implacable golpe de crudeza para los autónomos de Castilla y León. El primer mes completo de Estado de Alarma por la covid-19 se saldó con la pérdida de 50 autónomos cada día en la Comunidad. La parálisis total de la actividad ha impactado de lleno sobre un colectivo sobre el que ya se cernían nubarrones negros, pero que ahora se enfrenta a una realidad aun peor. 1.503 trabajadores por cuenta propia cerraron sus negocios durante un abril que ha terminado con casi el uno por ciento de los autónomos que hay operando en Castilla y León, según las cifras facilitadas por la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA). En total, actualmente hay ya 190.060 afiliados al RETA en la Comunidad, casi 5.000 menos que hace justo un año, y que suponen un nuevo mínimo para el colectivo regional, que hace apenas dos años luchaba por mantenerse por encima de los 200.000 autónomos. De hecho, los 1.500 trabajadores por cuenta propia perdidos en abril equivalen a las bajas de autónomos registradas en Castilla y León entre enero y septiembre de todo el año pasado.

«Es desolador el dato de afiliación de autónomos en abril», reconoce Lorenzo Amor, presidente de ATA, que alerta que «o se apoyan a empresas y autónomos o vamos camino del abismo laboral». «Los autónomos, las pymes y las empresas necesitamos apoyo real, que se eliminen trabas y cargas tributarias de cotizaciones, que se flexibilicen los ERTE más allá del estado de alarma y que se facilite el acceso al crédito», añade.

El cierre a cal y canto del comercio, peluquerías, talleres y la hostelería, sectores predilectos por los autónomos, han dejado un reguero de cierres dentro de la Comunidad. De hecho, las cifras podrían ser muy más dramáticas, toda que como reconoció a este periódico el presidente de la Asociación de Hostelería de Castilla y León, Ángel Blasco, entre el 25 y el 30 por ciento de los bares de la Comunidad no volverán a abrir tras la pandemia, lo que supondría el fin de unos 4.000 locales en la región.

No obstante, la Comunidad no ha sido de las peor paradas a nivel nacional, donde se perdieron más de 41.000 autónomos, lo que supone un descenso del 1,3 por ciento, cuando en la región la merma alcanzó el 0,8 por ciento. Las comunidades que más autónomos perdieron fueron Canarias (-1,8%), Andalucía(-1,6%), Castilla-La Mancha y de Madrid (-1,5%), Comunidad Valenciana en un (-1,4%), y Cataluña (-1,3%). 

A nivel provincial dentro de la región, Valladolid fue la que más autónomos perdió en abril en términos absolutos, con 335 menos, seguida de León (295), Salamanca (244), y Burgos (190).

Pocos negocios abiertos

El presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) en Castilla y León, Domiciano Curiel, afirma que «prácticamente nadie» ha abierto en el sector textil de Castilla y León esta semana –primera que se podía hacer con cita previa– y apunta que los comerciantes «están esperando y llevando a cabo labores de limpieza, pero sin abrir, dado que faltan equipos de protección y la normativa actual no es buena». Curiel entiende que para este lunes 11 de mayo «se abrirá más» ya que espera que «habrá cambiado la situación, tras el intento de adaptación». Respecto a los problemas sobre la desinfección de la ropa, subraya que hay autónomos que han adquirido máquinas de ozono pero, en algunos casos, «no es recomendable, ya que puede afectar a personas que tengan asma», según informa Ical.