scorecardresearch

Muere acuchillado por su hermano en la calle Progreso

I.E.
-

La Policía Local de Burgos arrestó al fratricida, búlgaro de 38 años. Los intentos por reanimar a la víctima, de 42 años, fueron vanos. Agentes nacionales hallaron el arma en un vehículo de Semat en la calle San Pablo

Muere acuchillado por su hermano en la calle Progreso - Foto: Alberto Rodrigo

Una discusión entre dos hermanos de nacionalidad búlgara en la calle Progreso terminó ayer por la noche de la peor manera. El menor de ellos, de 38 años de edad, apuñaló al mayor, de 42, y acabó con su vida. Los primeros en llegar a la escena del crimen tras la llamada de alerta de los testigos fueron agentes de la Policía Local, quienes detuvieron a los pocos minutos al homicida, que fue conducido a la Comisaría de la Policía Nacional, donde después sería interrogado por los investigadores de la Brigada de Policía Judicial. Los intentos de los servicios sanitarios por reanimar a la víctima fueron infructuosos. Las heridas de arma blanca habían sido mortales de necesidad y poco después los servicios médicos de Sacyl solo pudieron decretar su fallecimiento.

Los hechos ocurrieron en torno a las 23 horas en la calle Progreso de la capital burgalesa, en concreto frente al número 7, donde hay situado establecimiento regentado por un ciudadano búlgaro, Alimentación del Este. Los policías hallaron el cuerpo de la víctima tendido en la acera de la calle y el dueño de la tienda, en declaraciones a este periódico, aseguraba que los hechos se habían producido en el exterior del negocio y que no conocía ni al asesino ni a su hermano y que en el momento de los hechos el local se hallaba cerrado.

Sin embargo, la Policía Nacional desplazó hasta ese establecimiento a varios funcionarios que inspeccionaron a conciencia el lugar en busca de indicios que pudieran determinar que allí hubiera comenzado la disputa o de que incluso el homicida hubiera ocultado el arma del crimen.

Pero no, allí no estaba. Al comprobar que el cuchillo no aparecía dos integrantes de la Policía Judicial tomaron un coche y regresaron a Comisaría para interrogar al asesino. A buen seguro que confesó el lugar donde lo había escondido, porque nada más regresar a la calle Progreso seis funcionarios -dos de ellos de la Científica- salieron del negocio de alimentación, doblaron la esquina hacia la calle San Pablo y dirigieron sus pasos, muy decididos, hasta un vehículo minicaja de la empresa de limpiezas municipal Semat, un poco antes de llegar al escaparate de Deportes Manzanedo. Se subieron y empezaron a hacer fotografías. Eureka, el arma se encontraba allí, se trata de un cuchillo de tamaño mediano, con el que el fratricida mató a su hermano.

[La información completa, en la edición de papel de este lunes de Diario de Burgos]