Barreras a la accesibilidad

C.M.
-

La comunidad de Alfonso X El Sabio, 5 eliminó el escalón del portal en 2010. Vías Públicas estima que alteró la rasante de la acera -el desnivel es de 3 centímetros- y obliga a restituirla

Las baldosas se elevaron tres centímetros al comprobar que el forjado del techo de la planta sótano del edificio sobresalía de la acera e impedía el rebaje - Foto: Valdivielso

La mayoría de los edificios de viviendas levantados en los años 70, 80 e, incluso, 90 no se construían con accesibilidad universal pero las comunidades de propietarios están realizando obras de reforma para lograr este objetivo con inversiones muy elevadas. 

El hecho de no tener que salvar uno o varios escalones para entrar al portal desde la acera e, incluso en el interior del edificio facilita la vida de las personas con alguna discapacidad pero también la de personas mayores o residente con carritos de bebé o andadores. 

La comunidad de propietarios de la calle Alfonso X El Sabio 3 y 5 y Cristóbal Colón 11 decidió mejorar el acceso a sus portales para salvar un escalón de 13 centímetros y se puso manos a la obra en 2010. Encargó un proyecto a un arquitecto, pidió licencias al Ayuntamiento y cuando se iniciaron los trabajos se comprobó que al picar la zona para hacer el acceso el forjado del techo de la planta sótano del edificio sobresalía de la acera, impidiendo rebajar el nivel previsto. Para garantizar la accesibilidad universal se modificó la pendiente de la baldosa para ganar 3 centímetros y facilitar la entrada al portal. 

La obra del número 5 concluyó sin problemas sin que el Ayuntamiento al conceder el final de obra pusiera pega alguna. Sin embargo, ocho años después el área de Vías Públicas envió un requerimiento a la comunidad, tras realizar una visita de inspección, para que devuelva el tramo de acera a su estado original al considerar que "se alteró la rasante" y se produce "una barrera urbanística" al dar la acera "un salto de 3 centímetros". Se les dio un plazo de un mes.

La comunidad de propietarios presentó alegaciones pero no realizó las obras e, incluso, el Ayuntamiento les impuso una sanción de 1.000 euros. La comunidad no ha hecho caso a los requerimientos y ha optado por interponer un recurso contencioso administrativo ante lo que consideran "una persecución a la eliminación de barreras arquitectónicas".

El presidente de la comunidad de propietarios, Carlos Pérez, considera que "ha habido un ensañamiento con los vecinos por parte de algunos técnicos municipales ocho años después de finalizar la obra". "Solo hay que darse un paseo por esta calle para comprobar que ha sido esta la solución adoptada en la mayoría de ellos e, incluso, en algunos de ellos más elevado así como también en otras zonas de la ciudad y el Ayuntamiento no ha dicho nada", señaló. 

El propio arquitecto que diseñó el proyecto de remodelación presentó alegaciones en 2018 y la comunidad pensó que el problema estaba zanjado, sin embargo la sorpresa ha sido mayúscula.