Nueva opción para San Juan a final de agosto

Ó.C.
-

La Cofradía mantiene la ilusión de que el Bombazo se pueda celebrar el 29 de agosto, aunque todo depende de la evolución de la situación sanitaria

Nueva opción para San Juan a final de agosto - Foto: ENRIQUE.TRUCHUELO Truchuelo

El Ayuntamiento y la Cofradía de San Juan del Monte dieron el paso conjunto para anunciar que las fiestas se suspendían en las fechas y forma en las que inicialmente se habían previsto. Aún así la intención siempre ha sido completar el programa habitual si la crisis sanitaria lo permite. En un principio no se fijaron fechas pero ahora desde la entidad sanjuanera se ha puesto un límite para vivir un San Juan del Monte con Bombazo, desfile de cuadrillas y la tradicional romería. Esa barrera es el último fin de semana de agosto a lo que habría que sumar el lunes 31, que supone mover el festivo local que ya se ha planteado al Ayuntamiento.

En la entidad su presidente, Álvaro de Gracia, recalca que para que los sanjuaneros se pongan las blusas con normalidad primero habrá que atender lo que digan las autoridades sanitarias. El proceso de desescalada se ha iniciado pero quedan muchas cuestiones por resolver, lo que hace que el escenario siga siendo incierto. Por esto se aclara que las fiestas si se hacen se harían "con todas las garantías", lo que quiere decir que se tendrían que levantar las limitaciones con toda la seguridad.

El segundo aspecto a tener en cuenta sería saber cómo están las arcas de la Cofradía. "Para organizar las verbenas hay que pagarlas", recuerda De Gracia. Sobre las cuentas, apunta que de los 11.000 cofrades con los que se contaba "unos 5.000 ya han retirado su carné" y se espera llegar a los 6.000, una cifra que "no está mal", aunque sí que supone un descenso importante en los ingresos.

Además el presidente confiesa que la Junta de Castilla y León ya ha anunciado que este año no podrá colaborar y en lo que se refiere al Ayuntamiento, "la Cofradía es sensible con la situación de la ciudad por lo que hemos planteado una reducción en nuestra subvención", confiesa De Gracia, puesto que también hay que tener en cuenta que de momento la celebración está en el aire.

Respecto a la elección de la fecha, se apunta que no se quería entrar en septiembre porque en ese mes ya hay numerosas actividades. De hecho, el primer fin de semana se celebraría Ebrovisión y el siguiente serían las fiestas patronales con la Semana Santa "por lo que resultaría incompatible la celebración de las fiestas de San Juan del Monte", asumen en la Cofradía, donde no se contempla irse a meses como octubre o noviembre, por lo que se reitera que si no se puede hacer en el fin de semana de agosto "se suspenderían y se esperaría a la edición de 2021".

Por último se incide en que el cambio de fecha se tiene que formalizar antes de que llegue el 1 de junio, puesto que si no se produce la modificación antes "ya no se podría disfrutar en otra fecha". En este sentido se reitera que la variación en el día festivo no supone ninguna obligación para que se desarrollen las fiestas, puesto que para eso se tendría que esperar a la evolución de la crisis generada por la covid-19.La Cofradía establece la última posibilidad para celebrar las fiestas del 29 al 31, aunque todo depende de la crisis sanitaria.