scorecardresearch

Multas de tráfico en Miranda solo caen un 2% pese al virus

R.C.G.
-

El Ayuntamiento de la ciudad del Ebro tramita en el último año 398.000 euros por infracciones aunque la movilidad ha estado muy limitada. Las sanciones por la zona azul sí han experimentado un notable descenso

Multas de tráfico en Miranda solo caen un 2% pese al virus - Foto: Jesús J. Matías

El coronavirus ha tenido un impacto directo en los ingresos municipales, ya que el Ayuntamiento ha dejado de percibir una cantidad importante en tasas e impuestos. Sin embargo, una partida que sorpresivamente apenas se ha visto afectada es la de las multas de tráfico. 

La administración local ha tramitado en el último ejercicio 398.072 euros por infracciones de circulación, una cifra que supera a la prevista en el presupuesto y que es muy similar a la del año pasado, a pesar del confinamiento decretado en los primeros meses de la pandemia y de las restricciones a la movilidad que aún están vigentes. Aunque los ciudadanos han podido coger mucho menos el coche,  las arcas municipales no han notado en exceso los efectos de la crisis sanitaria a la hora de sancionar a aquellos que no cumplen con las normas de circulación. 

En 2019 el ingreso por multas de tráfico fue de 409.00 euros, por lo que el descenso recaudatorio motivado por el coronavirus apenas ha sido del 2,6%, un porcentaje muy bajo y que contrasta con el experimentado en otras partidas municipales y en otras ciudades. Las grandes capitales cifran en varios millones las pérdidas por este concepto pero localidades de población similar a Miranda también han visto descuadrarse sus cuentas al reducirse drásticamente una de sus fuentes de ingresos.  No es el caso del Ayuntamiento mirandés, que ingresará por multas más en 2020 que hace tres años, cuando percibió 327.000 euros. 

La noticia negativa para la administración es que las infracciones de tráfico tienen un alto índice de morosidad. De hecho apenas se han pagado el 40% de las remitidas, ya que la mayoría de conductores dilata el proceso y solo abona la deuda cuando recibe un apremio, aunque eso conlleve un recargo. 

En realidad el Ayuntamiento había impuesto casi 15.000 euros más en multas, pero hay un porcentaje que de las mismas que son recurridas o los agentes las anulan por no estar debidamente justificadas. Por eso el importe final es de 398.000 euros, cifra a la que hay que sumar la recaudación correspondiente a la ordenanza de  estacionamiento regulado. Aunque el servicio lo presta una empresa adjudicataria, es el Ayuntamiento el encargado de gestionar el cobro de las sanciones por exceder el horario o aparcar directamente  sin ticket. En este caso las arcas municipales sí han notado el confinamiento, ya que de 139.000 euros ingresados en el anterior ejercicio se ha pasado a poco más de 97.000 euros. 

También hay que tener en cuenta los 30.248 euros de la grúa y el depósito de vehículos, otro ingreso  que ha acusado el efecto de la pandemia ya que esa cifra es un 20% de la recaudada un año antes por la retirada de coches.