scorecardresearch

El desahogo, a la vuelta de la esquina

GADEA G. UBIERNA
-

Hace un mes que 4 psicólogas del Ayuntamiento atienden dudas en la calle y coinciden en que «la soledad es el principal problema»

El desahogo, a la vuelta de la esquina - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Elena Rueda y Leyre Adot, psicólogas generales sanitarias, llevan un mes ofreciendo tiempo, oídos, hombro y apoyo a quienes lo necesitan;hombres y mujeres que a veces ni siquiera sabían que eso era lo que les hacía falta. Lo hacen en la calle, dentro del programa del Ayuntamiento ‘Vive con salud y alegría’, y en un momento muy particular. «La pandemia ha sido como si nos echaran a todos del trabajo a la vez. Y hay quien ha reaccionado bien, pero a quien ya arrastraba algo se lo ha exacerbado», dicen. Yeso puede estarse materializando en una mayor irritabilidad, que las profesionales creen bastante generalizada, en una cierta crispación o en una angustia que corroe sin que se sepa por qué. Pero, aun con todo esto, tras un mes de escucha en la calle, las dos coinciden en que el principal problema de los burgaleses hoy es la soledad. «Hay gente mayor muy sola y gente joven con familia y amigos, pero que se siente sola», afirman.

El objetivo de esta iniciativa es concienciar sobre la importancia del bienestar emocional y acabar con la idea de que el psicólogo está para problemas muy graves. «La gente sigue pensando que acudir al psicólogo es de locos, cuando no tiene nada que ver», dice Adot, subrayando que «no hace falta que una situación nos sobrepase para pedir ayuda. Si lo hacemos cuando simplemente sentimos que algo no va bien, tiene mejor pronóstico».

Esta explicación es la carta de presentación ante cualquiera que las pare en la calle, atraído por su chaleco fluorescente. Otras veces son ellas quienes dan el primer paso si observan que alguien las mira con detenimiento y/o extrañeza. El siguiente punto que ha de quedar claro es que ni ellas ni las otras dos psicólogas que están protagonizando este trabajo a pie de calle hacen terapia. «No, eso se hace en una consulta y con unas condiciones adecuadas», destacan, matizando que ellas ofrecen escucha y orientación para lo se quiera compartir con ellas. «En general, son temas cotidianos. Piden consejos sobre cómo afrontar oposiciones, hay padres preocupados por las nuevas tecnologías y el uso que hacen de ellas los hijos y, luego, vemos a muchos mayores de 65 años solos, resignados, aburridos ... Ahí, solo con acompañar y que verbalicen ya se logra bastante», apunta Rueda, subrayando que si se detecta algo serio, «se deriva».

Quien esté interesado en hablar con las profesionales podrá encontrarlas los martes, miércoles y jueves (de 11 a 13.00 horas y de 17 a 19.00 horas) de este mes -el programa acaba el 28 de octubre- en cuatro sitios:avenida del Cid (hasta calle Ana Lopidana), Francisco Grandmontagne (entre calles Vitoria y Santiago), calle San Pedro y San Felices y, por último, en la calle Serramagna.

Ahora que la iniciativa ha llegado al ecuador, la concejala de Sanidad, Blanca Carpintero, asegura que la valoración es positiva. «Estamos en una situación complicada y, quien más quien menos, todos hemos sufrido. Si encontramos alguien que nos escuche y que además nos oriente con profesionalidad, mucho mejor», dice, destacando que la experiencia de las psicólogas será la base para unos talleres que se harán después, en función de las necesidades detectadas. Y, de cara al año que viene, habrá que decidir si la iniciativa se mantiene tal cual o con ajustes. «Pero vamos a seguir apostando por un concepto de salud integral:física, emocional y social», remata.