Una botella con color universitario

I.E.
-

San Miguel comercializará 24.000 botellines con el diseño de la estudiante de Comunicación Audivisual Sofía Sanz Curiel, que ha ganado 500 euros y cerveza gratis por un año

Sofía Sanz Curiel ganadora del concurso "La botella de San Miguel"

Nada menos que 24.000 botellas comercializará Mahou San Miguel con el diseño que ha creado la estudiante de tercero de Comunicación Audiovisual de la UBU Sofía Sanz Curiel. Esta estudiante admite que no lo tuvo fácil para adaptar la «paleta de colores» al verde oscuro que la marca estableció como tono base para decorar el recipiente. Finalmente se decantó por los primarios y los pastel, con los que ha pintado una botella que representa la unión entre ambiente universitario, juventud y cerveza, para lo cual se inspiró en el festival UBUlive, de la propia Universidad, y en Tablero de Música.
Estas botellas se pondrán a la venta en las próximas semanas en los bares cercanos a la Universidad, establecimientos en los que Mahou San Miguel organizará actividades musicales con DJ en los que se regalarán camisetas con elementos que conforman el diseño de Sofía Sanz, en el que aparecen Hospital del Rey, la Puerta de Romeros, etc. La compañía ha concedido a esta alumna de la UBUun premio en metálico de 500 euros y cerveza gratis para un año». No obstante, la estudiante subrayó que lo que más valora «es la oportunidad» que el galardón le proporciona «de crecer como artista», por la exposición pública de la que disfrutará su diseño en los próximos meses.
Este premio constituye el homenaje que ha querido hacer San Miguel a la UBU por su 25 aniversario, indicó la brand manager de la marca, Mariana Garbisu, durante la presenación del botellín de edición limitada en la sede de la empresa. Se presentaron al concurso un total de 42 participantes, «con trabajos de bastante buen nivel». Finalmente el jurado -compuesto por personal de la Universidad, San Miguel y profesionales del sector- se decantaron por la obra de Sofía Sanz.
El rector, Manuel Pérez Mateos, también acudió al acto para felicitar a su alumna y agradecer a San Miguel el homenaje. Destacó la excelente relación entre la UBU y la empresa, que data «incluso de antes de la creación de la Universidad, hace 28 años». En estos casi 30 años, numerosos estudiantes han acudido a hacer prácticas a la planta.