El símbolo de la 'bici' en todos los cruces protegerá más a los ciclistas

I. Elices / Burgos
-

Doble riesgo. Los semáforos incorporarán el emblema de las dos ruedas junto al luminoso que alerta de la presencia del peatón.

Éste es el luminoso que comparten el símbolo del peatón y la bici y que pronto se extenderá por toda la ciudad. - Foto: DB/Miguel Ángel Valdivielso

En una ciudad que año a año gana adeptos a la bicicleta resulta fundamental poner todos los medios para que los ciclistas se sientan seguros y asuman los menos riesgos posibles al circular por las calles de la capital. Por ello, la sección de Tráfico del Ayuntamiento va a sustituir todos los semáforos situados en cruces por los que discurre el carril bici por otros que incorporarán el símbolo de las dos ruedas al rectángulo luminoso en el que hasta la fecha solo aparece el emblema del peatón.
¿Cuál es el objetivo? Advertir a a los conductores -sobre todo cuando el disco se encuentra en fase ámbar- de que en ese momento no solo puede pasar una persona a pie sino que también puede hacerlo un ciclista. La irrupción de éste en medio del paso de cebra suele ser de forma más sorpresiva y coge desprevenido a la persona que maneja el vehículo. «Al iluminar también la bicicleta en el disco, el conductor también está atento a la aparición de uno de estos vehículos», sostienen desde este departamento.
La sustitución de estos semáforos no se producirá de golpe. Es decir, el Ayuntamiento no se ha puesto un plazo ni ha elaborado un listado de ubicaciones donde instalar estos nuevos dispositivos.  Lo que ha resuelto ha sido introducir este nuevo sistema en aquellos lugares donde los semáforos empiezan a fallar o sufren ya problemas de desgaste de ópticas. En vez de colocar un poste antiguo ubicarán uno nuevo.
El símbolo luminoso de la bicicleta no solo estará en las confluencias que cuentan con pasos de peatones y bicicletas independientes -las marcas blancas alargadas más la senda que dibujan dos filas de mojones blancos-, sino que también se emplazarán en las confluencias donde solo hay paso de peatones. Por tanto, los ciclistas pondrán pasar por ellos subidos a la bicicleta, si bien la mayoría de colectivos que impulsan en uso de las dos ruedas recomiendan bajarse o pasar a la velocidad del viandante.
No iba en bicicleta sino en patín, pero el atropello que acabó con la vida de Álvaro Castillo González (14 años) el pasado 29 de marzo tiene que ver  con la ausencia de este tipo de dispositivos de advertencia de la presencia de ciclistas en los pasos de cebra. También con el abuso de la utilización de la fase ámbar. De hecho, numerosos vecinos de avenida de Cantabria, donde ocurrió el fatal accidente, pidieron a través de Diario de Burgos que se eliminara el amarillo intermitente para coches en este cruce. Un punto negro para ciclistas, que acumula numerosos atropellos en los últimos años, es el paso situado entre el Paseo de Comendadores (Hospital Militar) y la avenida de Valladolid.

Señales verticales

Con el propósito también de proteger a los ciclistas, el Ayuntamiento acompañará esos dispositivos luminosos con señalización  vertical, si bien la colocación de estos hitos habrá de esperar a que se resuelva el concurso para adjudicar este contrato, que lleva más de un año y medio sin empresa concesionaria. De hecho, como ya publicó este periódico, numerosos pasos de cebra y señales horizontales son prácticamente invisibles por la falta de mantenimiento. Se han presentado 14 ofertas pero aún no hay ganador.
El Ayuntamiento también espera como agua de mayo que la DGT ultime la modificación del Reglamento de Circulación, muchos de cuyos cambios están relacionados con la utilización de las bicicletas en las ciudades. La Ordenanza de Movilidad no podrá contravenir la otra normativa -de rango superior-, si bien la Concejalía ha avanzado algunas prohibiciones a los ciclistas, tales como la de circular por zonas peatonales, como el paseo del Espolón. De hecho, el concejal de este área municipal se plantea incluso sancionar con hasta 300 euros a quienes no respeten esta limitación. Eso sí, la denuncia de la Policía Local no implicaría en este caso la pérdida de puntos del carné de conducir, en caso de que el infractor lo haya sacado.