11 Museos Vivos abre todos los días del año y sin personal

F. Trespaderne
-

El coste de la conexión a la plataforma web y los sistemas de vídeo vigilancia oscila entre los 3.000 y 4.000 euros

11 Museos Vivos abre todos los días del año y sin personal

Durante los años de bonanza económica muchos fueron los ayuntamientos, de esta y otras provincias, que destinaron parte de sus recursos a proyectos e iniciativas para poner en valor su patrimonio y abrieron, con la ayuda de instituciones y programas de desarrollo, museos de todo tipo y centros de interpretación que permanecían más tiempo cerrados que abiertos ante la imposibilidad de asumir el coste del personal necesario para atender esos espacios. En el mejor de los casos, esos espacios abrían unas horas los fines de semana a la espera de que llegaran los turistas. Muchos de esos centros se han puesto en marcha gracias a la acción de los grupos de acción local de la provincia, dentro de sus líneas de divulgación y promoción de los valores etnográficos, culturales, naturales y medioambientales de sus territorios. Con fondos Leader y Proder, estos grupos han impulsado la creación de centros de interpretación, aulas de naturaleza, museos y otros elementos con el fin de impulsar el turismo como motor de desarrollo de sus respectivos territorios, una fórmula que funcionó hasta que llegó la crisis, con una importante reducción de los fondos públicos y partidas presupuestarias municipales, y gran parte de los mismos tuvieron que cerrar sus puertas gran parte del año y abrir únicamente en períodos en los que
la afluencia de turistas es mayor.
El cierre ‘forzoso’ de esos museos, señalan desde las asociaciones de desarrollo rural, dañaba la imagen de los territorios, de los promotores que los pusieron en marcha y también hacía pensar a
los visitantes, apuntan desde la Asociación de Desarrollo Rural de la Comarca del Arlanza, que preside Leopoldo López, que los fondos públicos (europeos y nacionales) empleados en la puesta en marcha de esos centros museísticos se habían malgastado. Ante este panorama, en Castilla y León se puso en marcha un programa de cooperación, dentro de una de las medidas del Leader, con la participación de seis asociaciones, entre las que se encontraban las burgalesas: Agalsa Sierra de la Demanda, Adeco Camino, Adri Ribera del Duero y Adecoar, para mantener estos centros en funcionamiento.
Decidieron poner en marcha Museos Vivos, una solución tecnológica para la apertura de estos centros de dinamización turística y cultural, «que está en perfecta sintonía con la acción de la Comisión Europea denominada ‘Smart Villages’», señalan de Adecoar, una de las fundadoras. Estas asociaciones crearon y pusieron en marcha Museos Vivos, un sistema de apertura, videoseguimiento y cierre de los museos, que está integrado en una plataforma digital y que se alberga en la web www.museosvivos.com.

LOS AUTOVISITABLES.

Desde que se puso en marcha este programa se han ido sumando más centros a la iniciativa y en la actualidad ya son once los que se puede visitar en la provincia. En concreto, del territorio de Adecoar son autovisitables el Museo del Carnaval y del Gallo, de la localidad de Mecerreyes; el Museo del Cómic, de Solarana; el Museo del Fósil, de Tejada, y el Museo de Modúbar de la Emparedada (MUMO). Del territorio de Adeco Camino el museo que se ha integrado es el de Arte Contemporáneo, de Sasamón, mientras que la zona de Agalsa Sierra de la Demanda se pueden visitar el Museo del Árbol Fósil de Hacinas. En la Ribera del Duero, territorio del ADRI, están el Centro de Interpretación de la Naturaleza de Torresandino; el Museo del Lagar de Valdeande, y el Museo Día de Escuela y Marzas, de Ciruelos de Cervera. También se incluyen en Museos Vivos los de la Trashumancia de Neila y el de La Fragua y el Potro , de la Aldea del Pinar. Estas dos últimas localidades están dentro del territorio de Asopiva, Asociación Pinares el Valle de Soria y Burgos. También hay varios museos de Segovia y Valladolid. La principal dificultad con la que se han encontrado los promotores y los municipios a la hora de implantar el programa Museos Vivos ha sido, como era de esperar en una provincia y comunidad con esta, la conexión a internet y en algunos lugares se ha tenido que solventar con tecnología por satélite.

BAJO COSTE.  

Por lo que respecta al presupuesto para abrir cada uno de esos museos, los 365 días del año y 24 horas al día, Cristina Merino, gerente de la Asociación de Desarrollo de la Comarca del Arlanza (Adecoar), manifiesta que el coste para convertir un museo en autovisitable, es decir establecer los sistemas de conexión a la plataforma web e instalar los sistemas de vídeo vigilancia, oscila entre los 3.000 y 4.000 euros, «un coste muy bajo para el impacto que tiene», asegura, a la vez que incide en que esa cuantía permite incorporar a Museos Vivos pequeños museos que sin un
sistema de autovisitas permanecerían cerrados. La visita de a los museos de este proyecto es gratuita, como también lo eran cuando funcionaban con personal y guías, pero los promotores ya están estudiando la posibilidad de sumar museos y centros cuya entrada pueda tener un coste.

MÁS VISITAS Y SIN INCIDENTES.
Los resultados del programa no puede ser más alentadores, ya que según los datos que manejan en todos los casos los museos han incrementado el número de visitas en lo que va de año. En concreto, en la provincia 2.134 personas han visitados estos once museos y de esas, casi la mitad, en concreto 977, han entrado en el Museo del Carnaval y del Gallo, de Mecerreyes. En segundo lugar se sitúa el centro de interpretación de la naturaleza El Depósito, de Torresandino, con 630 autovisitas hasta septiembre. Además del incremento de las visitas y de la revitalización de estos museos y de las localidades en las que se ubican, los promotores de la iniciativa destacan el hecho de que no se ha registrado ningún incidente, lo que sin duda ayudará a que se sumen más al proyecto.