Sin tregua en el cementerio

A.S.R.
-

Los burgaleses recuerdan a sus seres queridos fallecidos desde primera hora de la mañana en un goteo constante y ordenado de gente

La gente ha acudido a recordar a sus difuntos desde primera hora. - Foto: Alberto Rodrigo

El cementerio ocupa el número uno de los destinos de hoy. La gente ha acudido a recordar a sus familiares y a llevarles flores desde primera hora de la mañana. Sin tregua. La imagen era fija: un montón de personas en la calle central del camposanto, colorido de las flores encima de las tumbas, cubos de basura repletos de restos de centros de plástico de otros años, familias enteras, más o menos numerosas, frente a los enterramientos, dando un último pase de bayeta, santiguándose y rezando, colocando el ramo de alegres colores e incluso haciendo fotografías del resultado final.

Algunos serpenteaban entre los panteones y se fijaban en las distintas esculturas y epitafios elegidos como si de turismo estuvieran y otros se sentaban en los bancos junto a la capilla para escuchar la palabra del Señor, que salía por los altavoces. 

Fuera, Protección Civil y la Policía Local ordenaba la llegada de coches, in crescendo según avanzaba la mañana. 

Unos iban en coche, otros en autobús. Unos iban en coche, otros en autobús. - Foto: Alberto Rodrigo