scorecardresearch

12 positivos por alcoholemia o drogas en más de 800 pruebas

DB
-

La Guardia Civil instruyó diligencias a un conductor por un delito contra la Seguridad Vial tras superar con creces la tasa de alcohol permitida al volante

Imagen de archivo de un control de alcoholemia en las carreteras burgalesas. - Foto: Alberto Rodrigo

Doce conductores han dado positivo por alcoholemia o drogas en las más de 800 pruebas realizadas por la Guardia Civil en las carreteras burgalesas durante el pasado fin de semana. 

Entre las cinco de la tarde del viernes, 24 de septiembre, y las seis de esta mañana, agentes del Subsector de Tráfico de Burgos han realizado un total de 798 test de alcoholemia en la provincia, de las que ocho resultaron positivas, contabilizándose entre ellas un delito contra la Seguridad Vial por el que se instruyeron diligencias. Los otros siete positivos restantes se saldaron con sendas denuncias administrativas.

Durante el mismo periodo de tiempo, 20 conductores realizaron la prueba de drogas y estupefacientes, resultando cuatro casos positivos, por los que se tramitaron los correspondientes boletines de denuncia por infracción al Reglamento General de Circulación.

El total de pruebas fueron realizadas en controles dispuestos en orden a la prevención de la seguridad vial.

La ingesta de bebidas alcohólicas así como la de drogas y sustancias tóxicas, advierte la Guardia Civil, influye en el conductor de un vehículo con la disminución de la capacidad sensorial, de reflejos y de atención en la conducción, desvirtuando la percepción de la realidad, determinando una conducción inapropiada y creando un concreto peligro para la vida propia y del resto de los usuarios de la vía, aumentando exponencialmente la posibilidad de sufrir un siniestro vial.

Estas conductas al volante, recuerdan fuentes del Instituto Armado, pueden conllevar administrativamente multas de hasta mil euros de sanción y penalmente podrán ser castigadas con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días, y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.