FAE denuncia que la falta de Gobierno paraliza inversiones

I.E.
-

La «incertidumbre» lleva a los empresarios a posponer sus planes, critica el presidente, Miguel Ángel Benanvente

FAE denuncia que la falta de Gobierno paraliza inversiones - Foto: Alberto Rodrigo

En un periodo de ralentización económica como el que amenaza a Europa y a España, «la falta de Gobierno» eleva la hasta tal punto la «incertidumbre» que «numerosas inversiones» se mantienen «paralizadas». Y la provincia no es ajena a este fenómeno que atenaza la iniciativa de los empresarios, según denuncia el presidente de la FAE, Miguel Ángel Benavente, quien exige a los políticos «un ejercicio de responsabilidad» para «tener un Ejecutivo estable» en Madrid «en el menor tiempo posible».
La patronal burgalesa no dispone de datos concretos acerca de inversores que hayan frenado sus intenciones de poner en marcha un proyecto en suelo burgalés o de ampliar el que ya tienen en funcionamiento. Sin embargo, Benavente asegura que salvo en el sector agroalimentario, que depende en gran medida de la «iniciativa local» y sobre el que no se cierne ninguna amenaza concreta, el resto se halla en una situación «tan incierta» que los empresarios prefieren «posponer» todo aquello que tenían previsto hasta que se «despejen los nubarrones».
El ejemplo paradigmático es el de la automoción, que desde que el Gobierno anunció ‘la muerte’ de los diésel «no levanta cabeza». Gran parte de la industria burgalesa está enfocada a la fabricación de componentes para el automóvil y «ninguna empresa tiene en mente ahora mismo crecer», cuando en otras circunstancias «no sería extraño que encararan nuevos proyectos».
Para Benavente resulta «primordial» que se forme un Gobierno en Madrid que manifieste sus verdaderas intenciones respecto al sector de la automoción, «porque ahora mismo la industria ignora hacia dónde mirar, si hacia la gasolina, hacia los eléctricos, el gas o los híbridos». En su opinión, «los actuales vehículos de gasóleo no contaminan más que los de gasolina y el desarrollo del resto de fórmulas es aún incipiente».
Lo que está claro es que la industria burgalesa está montada -en su mayoría- para dar servicio a las marcas que comercializan diésel. Los encargos menguan porque las ventas de este tipo de vehículo se reducen al mismo tiempo, pero las empresas «no pueden redirigir su producción -con el elevado coste en cambios de equipo que ello representa- porque el futuro del automóvil es incierto». Y a ello «contribuyen» anuncios como el que hizo el Gobierno de Pedro Sánchez.
iniciativa pública. El máximo responsable de la patronal burgalesa advierte de que la falta de Ejecutivo central no solo estrangula la iniciativa privada sino también la pública. «Hay numerosas inversiones que año a año aparecen en los presupuestos del Estado que nunca se gastan, con lo que la inversión real en la provincia acaba siendo ridícula, sobre todo en infraestructuras», afirma Benavente. Y no le falta razón, porque solo el AVE tira en estos momentos de la obra pública, pues la A-12 -Autovía a Logroño- y la A-73 -Autovía a Aguilar de Campoo- están paradas.
Por ello el presidente de la FAE hace un llamamiento a los políticos para que se pongan de acuerdo y doten de «estabilidad al país». Y es que España se enfrenta al peligro de una nueva recesión, que lo es ya en «países como Alemania» y que «aquí por ahora constituye una ralentización de la economía». «Para detenerla, para atenuar sus efectos, es necesario un Gobierno responsable, que implemente las medidas adecuadas para minimizar sus efectos», sostiene.

[más información en la edicón impresa]